Con el lanzamiento de la MagSafe Wallet, Apple llamó mi atención. Por lo general, no me gusta llevar cosas en los bolsillos. En el día a día solo me suelen acompañar elementos innegociables como el teléfono móvil, las llaves y, depende del momento, los AirPods.

En lo que respecta a la cartera, siempre intento llevar una lo más delgada posible. En la que uso actualmente, de hecho, solo caben cuatro tarjetas. Intento no usar dinero en efectivo, no suelo guardar tickets de compra y tampoco llevo fotos de seres queridos en la cartera. De hecho, si no fuera por el DNI –que, por cierto, muy pronto se podrá llevar en el móvil gracias a una nueva aplicación–, prescindiría de la cartera en muchísimas ocasiones.

Pero como ese escenario en el que puedes llevarlo todo en el móvil aún no es una realidad, la MagSafe Wallet parecía una solución interesante. Es un poquito más pequeña y delgada que la cartera que actualmente uso, se adhiere a la parte trasera del iPhone mediante imanes y, además, está bien fabricada.

Inicialmente, eso sí, me surgieron dudas sobre cómo quedaría estéticamente junto al teléfono, si resultaría práctica en el día a día y, como a muchos otros, también me preocupaba que el accesorio se soltase al meter el móvil en el bolsillo.

Todas esas preguntas, entre otras cosas, las he intentado responder en cuanto he podido poner mis manos sobre este accesorio. Y las conclusiones a las que he llegado se pueden resumir en los siguientes puntos:

  • Unos acabados extremadamente buenos. Está hecha en piel, los bordes están súper bien rematados, las costuras han sido reforzadas y la estructura es bastante rígida. En lo que a calidad de acabados se refiere, el nivel es altísimo. Está a la misma altura –e incluso por encima en algunos casos– de carteras de piel convencionales con un precio similar.
  • No tiene que vivir permanentemente en la parte trasera del teléfono. Esto es clave. Gracias a los imanes, puedes quitar o poner la MagSafe Wallet con extrema facilidad, una flexibilidad que no ofrecen las habituales fundas con tarjeteros que llevan años en el mercado. En mi caso, cuando llego a casa, suelo quitarla y dejarla sobre la mesa.
  • Integrado con el sistema. En su interior habita un pequeño chip NFC que hace que el teléfono la detecte cada vez que la “conectas”. En ese momento, además, el iPhone emite un leve sonido y muestra una pequeña silueta que, por cierto, coincide exactamente con la ubicación y el tamaño de la cartera. Si la conectas a un iPhone 12 mini, verás que la silueta ocupa todo el ancho de la pantalla. En cambio, si la conectas a un iPhone 12 Pro Max, verás que solo ocupa una porción de la misma. Es un detalle menor pero que enriquece un poquito más la experiencia.
  • En el interior caben unas tres tarjetas. En mi caso, DNI, tarjeta de transporte y una tarjeta bancaria para pagar en aquellos sitios en los que el contactless todavía no ha sido implementado –bastante pocos en España, por suerte–. Todo lo demás lo llevo en Apple Pay o aplicaciones de terceros para el iPhone.
  • ¿Cómo sacas las tarjetas?. Para sacarlas tienes que “despegar” la cartera del teléfono. Entonces verás un orificio a través del cual puedes hacer que las tarjetas se deslicen hacia arriba.

¿Se cae la MagSafe Wallet al introducirla en el bolsillo?

Esta es la pregunta clave. Y la respuesta es no, no se cae. He probado la MagSafe Wallet tanto con un iPhone 12 mini –que comparte el mismo ancho– como con un iPhone 12 Pro Max –sobre el que queda situada en el centro– y en ninguno de los dos casos se ha caído. El imán es lo suficientemente fuerte como para hacer que permanezca en su sitio. Y, por cierto, los pantalones que he utilizado para probar la resistencia de los imanes son de tipo skinny, es decir, ajustados.

Dicho esto, debes tener en cuenta la forma en la que guardas el móvil en tu bolsillo normalmente. En mi caso –y, según he comprobado, también en el de muchísimas otras personas–, siempre lo introduzco con la pantalla mirando hacia la pierna, metiendo levemente los dedos en el bolsillo para que este se abra y empujando el teléfono con el dedo pulgar hacia dentro. Y no, no he cambiado mi hábito por la MagSafe Wallet, siempre lo he hecho así.

Si eres de los que, llevando pantalones skinny, introduce el móvil haciendo presión y sin abrir un leve hueco con el dedo, puede darse el caso en el que el borde del bolsillo haga que la MagSafe Wallet se desprenda. Basándome en mi experiencia, esto no es lo habitual, pues los imanes son bastante firmes, pero puede llegar a ocurrir en momentos puntuales. Así que, si ese es tu caso, tendrás que tener un poco de cuidado.

¿Y qué pasa si no usas pantalones skinny? Entonces no tienes de qué preocuparte. Da igual como metas el móvil en el bolsillo. La MagSafe Wallet no se desprenderá del iPhone 12 en ningún momento.

En general, la MagSafe Wallet es una cartera muy práctica, súper bien acabada y que probablemente resulte de interés a todas esas personas que intentan llevar el menor número de cosas posibles en el bolsillo. Se puede comprar en la Apple Store por un precio de 65 euros.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.