Muchos se tomaron a broma la decisión de Steve Jobs de no incluir soporte para Adobe Flash en sus dispositivos iPhone. En aquel entonces, la Web se nutría de esta tecnología, pero muchos se quejaban de su interminable lista de vulnerabilidades y de su alto consumo de memoria.

Pero el tiempo le ha dado la razón. La Web actual se nutre de HTML5 y otras tecnologías que superan las funciones de Adobe Flash con un menor consumo de recursos, en especial memoria y batería, y con mayor seguridad. Incluso Adobe ha decidido darle la espalda y a finales de 2020 dejará de darle soporte.

Pero esto tiene su lado negativo. Todo el contenido disponible en Flash dejará de ser accesible. ¿Todo? Por suerte, no. Más que suerte, gracias al trabajo de proyectos desinteresados como Flashpoint, del que hablé hace tiempo, y que consiste en ofrecer para descargar más de 38.000 juegos Flash. Que podrás jugar en tu ordenador sin conexión.

El Archivo de Internet al rescate

Otro gran proyecto que quiere mantener la memoria de contenido Flash como animaciones y juegos Flash es el proyecto Internet Archive, que alberga toda clase de contenido para consultar online: juegos, software, música, películas, páginas web, revistas, libros…

En concreto, el pasado 19 de noviembre anunciaron su intención de mantener en su catálogo animaciones y juegos Flash para que cualquiera pueda reproducirlo desde sus dispositivos. La pregunta es, claro está, ¿cómo hacer compatible un contenido cuya tecnología va a desaparecer?

Tecnología obsoleta, contenido eterno

Gracias a Adobe Flash, la internet de los 90 y 00 se llenó de aplicaciones, juegos y animaciones para todos los gustos. Pero que Flash desaparezca de nuestros ordenadores no implica que el contenido creado con Flash deba desaparecer.

De ahí que Internet Archive, además de mantener ese contenido, ofrezca una herramienta para reproducirlo sin necesidad de usar Flash, con los riesgos que esto implica para la seguridad de nuestros dispositivos conectados.

La solución se llama Ruffle y es un emulador Flash. Es decir, en vez de usar Adobe Flash para reproducir contenido Flash, podrás hacerlo con un emulador, más seguro y práctico. Y no necesitarás instalar ningún software ni extensión en tu navegador.

Poniendo de ejemplo un juego de 2008 llamado Breaking The Bank, puedes jugarlo desde tu navegador sin Flash. En su lugar, el emulador Ruffle se encargará de que ese contenido Flash se reproduzca correctamente.

Si disfrutaste de algunos de los miles de juegos Flash que pulularon por internet en la época dorada de Adobe Flash, ahora podrás recuperarlos gracias a la colección que Internet Archive almacena en sus servidores. Puedes acceder a animaciones y juegos Flash de manera gratuita y sin registro.

Encontrarás de todo, para todos los gustos y, en general, juegos con gráficos pobres pero muy adictivos. Lo bueno es que son gratuitos y, gracias a Internet Archive puedes jugarlos como si volvieras al año 2000 pero con la comodidad de 2020 en adelante.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.