Este año, los eventos astronómicos de noviembre serán un poco más complicados en los días de toque de queda. No obstante, se hace de noche temprano, por lo que en los países en los que se ha aplicado esta medida podrán mirar al cielo algunas horas antes de tener que volver a casa.

Además, quienes vivan en zonas sin contaminación lumínica y dispongan de terraza o balcón ni siquiera tendrán que salir a la calle. Y menos mal, pues hay algunos fenómenos muy interesantes para ver.

La primera lluvia de estrellas de los eventos astronómicos de noviembre

En la noche del 11 de noviembre y la mañana del 12 tendremos el momento perfecto para ver las táuridas del norte.

Esta lluvia de estrellas presenta muy pocos meteoros por hora, apenas entre cinco y diez. Sin embargo, es especialmente interesante por ser de las que más «bolas de fuego» brillantes albergan.

Como la mayoría de eventos de este tipo, proceden de los restos de polvo de un asteroide o cometa, que prenden al entrar en contacto con la atmósfera. En su caso, se trata del asteroide 2004 TG10.

Es especialmente larga. De hecho, este año se puede ver desde el 20 de octubre hasta el 10 de diciembre, pero su punto máximo será en la noche mencionada. La Luna estará en fase creciente, pero aún muy delgada, por lo que el cielo será suficientemente oscuro si nos encontramos en un lugar con poca contaminación lumínica. En realidad el mejor momento para verlo será después de la medianoche. No obstante, en ciudades confinadas o con toque de queda se puede intentar ver algo antes. Eso sí, manteniendo la distancia con otras personas en caso de que nos acompañen no convivientes.

Otra lluvia de estrellas

El segundo de los eventos astronómicos de noviembre será también una lluvia de estrellas con su máximo la noche del 16 al 17 de noviembre, las leónidas.

Estas duran menos días, del 6 al 30 de noviembre, y son un poco más abundantes, con unos 15 meteoros por hora. En cuanto a su origen, proceden del cometa Tempel-Tuttle.

Es un fenómeno curioso, por tener un pico de máxima actividad cada 33 años. El último tuvo lugar en 2001, por lo que aún queda bastante para el siguiente.

Un eclipse de Luna penumbral

El último de los eventos astronómicos de noviembre tendrá lugar justo para acabar el mes, el 30 de noviembre.

Se trata de un eclipse lunar penumbral. Estos son los que ocurren cuando la Luna pasa a través de la sombra parcial de la Tierra, conocida también como penumbra. No se ve por igual en todo el planeta y, de hecho, hay lugares en los que no será posible observarlo.

Concretamente, según la NASA, se verá durante toda la noche en América del Norte, Centroamérica y una parte de la zona nororiental de Asia. En el resto de este continente, así como en Oceanía, solo será posible observarlo cuando la Luna salga, mientras que en Sudamérica, las islas británicas, Islandia y parte de Escandinavia será cuando se ponga.

En el resto de Europa, así como en África, no podremos disfrutar de este espectáculo, aunque seguramente al día siguiente dispondremos de fotos muy bonitas para sentir, al menos en parte, que pudimos estar allí.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.