La segunda mano vive su edad dorada y Wallapop es uno de los lugares más populares donde comprar y vender cualquier cosa que para unos ya no es útil pero para otros supone ahorrarse un dinerito. Con todo, Wallapop ha protagonizado anécdotas y polémicas relacionadas con usuarios que carecen de educación y otros que rozan la ilegalidad. La pregunta es, ¿son posibles las compras seguras en esta plataforma?

Sin embargo, los responsables de esta tienda de segunda mano intentan mejorar su reputación mejorando sus herramientas para lograr compras seguras. Pero para lograr esto tenemos que poner de nuestra parte. Es decir, si quieres comprar o vender algo en Wallapop tendrás que tomar ciertas precauciones.

Con anterioridad hemos hablado de algunos consejos a seguir para comprar online de manera segura. También conviene recordar las precauciones que recomiendan tomar los bancos. Y para que tu experiencia en Wallapop sea satisfactoria, aquí van algunas sugerencias que sus responsables ponen a nuestra disposición si quieres comprar algo de segunda mano en esta tienda online.

¿Es una estafa?

La principal preocupación de un comprador de Wallapop es comprar una cosa pero obtener otra de menor valor o que, directamente, no vale nada. Queramos o no, en Wallapop hay usuarios que gustan de engañar a otros para obtener un lucro económico.

Para evitar caer en una estafa conviene revisar el perfil del vendedor. ¿Cuentas recién creadas o con poca información? Desconfía. Procura comunicarte con el vendedor a través del chat de Wallapop para que quede constancia. También ayuda comprobar su reputación viendo comentarios y puntuaciones.

Más allá del consejo de Wallapop, hay más señales para detectar una estafa. Primero, que el precio sea excesivamente bueno para ti. Es normal que un producto de segunda mano baje de precio, pero hasta cierto punto. Si parece demasiado bueno, desconfía.

Productos que pierden al natural

El segundo consejo de Wallapop tiene que ver con las fotografías que acompañan una venta. Obviamente, todo vendedor intenta sacar lo mejor de su producto y eso es lícito hasta cierto punto. ¿Corresponden las imágenes al producto o no es exactamente el mismo?

El problema que podemos encontrarnos es que en las imágenes no veamos pequeños desperfectos, desgastes o que falten piezas. En este sentido, conviene preguntar al vendedor todas las dudas que tengamos sobre su estado e incluso podemos pedir más imágenes.

Según Wallapop, si empleamos Wallapop Envíos para recibir el producto y éste no se ajusta a lo acordado, podemos “abrir una disputa” en las primeras 48 horas para pedir una devolución.

Pagos seguros para evitar sorpresas

Un consejo que tanto sirve para Wallapop como para cualquier otra compra online: evitar las transferencias inmediatas. Una compra-venta de segunda mano es algo delicado que requiere de sistemas de pago seguros. Por ejemplo, ¿y si el producto no es como pensábamos o no llega?

Wallapop destaca su servicio Wallapop Envíos, que retiene el pago hasta que el comprador recibe el producto y verifica su estado. Tras 48 horas, el vendedor recibirá el importe.

Otro servicio de pago seguro es PayPal, que permite pedir un reembolso si la compra-venta sale mal. Al menos, recuperaremos el dinero invertido.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.