Best Buy se va de México. Tras 13 años de operar en el país, la empresa anunció que cerrará todas sus sucursales este año debido a la crisis de la COVID-19. De acuerdo con El Financiero, la cadena de tiendas de tecnología cerrará sus 41 sucursales el próximo 31 de diciembre de 2020, concluyendo un ciclo importante que inició a finales de 2008.

El presidente de Best Buy México, Fernando Silva, indicó que los efectos de la pandemia fueron muy profundos, por lo que no es viable seguir operando en México. El ejecutivo mencionó que se siente orgulloso de lo que alcanzó la tienda en el país, en donde «transformó la manera en que los mexicanos interactúan y se inspiran con la tecnología».

Con el cierre de tiendas en pocas semanas, Best Buy México anunció que cumplirá con todos los pedidos en proceso y las compras que se hagan durante las próximas semanas. La empresa aprovechará el último tirón de las fiestas decembrinas para vender todo su stock antes de cerrar sus tiendas para siempre.

Respecto a sus empleados, la compañía dijo que cubrirá el seguro de vida de todos durante el 2021 y que extenderá el seguro de gastos médicos mayores a aquellos que lo tengan durante el mismo periodo. Los colaboradoras tendrán finiquitos superiores a lo que establece la ley.

Best Buy fue uno de tantos negocios que sufrió los estragos de la COVID-19 en México. Tras declararse la emergencia sanitaria, la empresa cerró todas sus tiendas el 1 de abril, pasando a un esquema de venta en línea. A pesar de que la demanda de productos de tecnología se disparó durante el confinamiento, no fue suficiente para mantener la operación en el país.

Best Buy intentó ser relevante en México, pero no pudo con Amazon

Best Buy Polanco (c) Ares Arquitectos

La compañía estadounidense anunció su llegada a México en diciembre de 2008 con la apertura de su primera tienda en Mundo E, un centro comercial del Estado de México. Casi un año después repitió la dosis en Guadalajara y comenzó su expansión en todo el territorio nacional. Best Buy intentó replicar el modelo de sus tiendas de EE.UU., con decenas de empleados a disposición de los clientes y un Geek Squad que ofrecía soporte.

En sus mejores tiempos, la tienda de Polanco, en la Ciudad de México, fue uno de los lugares indicados para acudir a comprar televisiones o consolas de videojuegos. Empresas de tecnología y videojuegos hicieron eventos de lanzamiento en esa sucursal, que se consideraba la más importante en el país.

Algunos dicen que a Best Buy se lo comió Amazon y en parte tienen razón. La expansión de Amazon en México fue agresiva desde su llegada en 2015. El problema de Best Buy siempre estuvo en sus precios. Pese a que la cadena contaba con lo último en tecnología, el precio de los productos fue la queja principal de los usuarios.

Según el presidente de Best Buy México, la compañía «construyó la marca #1 en tecnología, con diferenciadores icónicos», y tiene razón. La empresa ofrecía la experiencia de ir y probar los productos de primera mano, pero a cambio los usuarios pagaban precios inflados por productos que podían conseguir en otro lugar.

Descanse en paz, Best Buy México.

También en Hipertextual