Tesla reduce el precio y aumenta la autonomía del Model 3 ensamblado en China con el uso de las nuevas baterías de litio-ferrofosfato (LiFePO4 o LFP) fabricadas por la gigante CATL para la marca.

La compañía fabricante de vehículos eléctricos obtuvo a lo largo del verano la autorización por parte de gobierno chino para el uso de las nuevas baterías. Finalmente ha sido a inicios de octubre que empiezan a ofrecerlo desde el configurador.

El cambio se viene rumoreando desde hace meses y, tal como se esperaba, representa mejoras tanto en autonomía como en el precio de venta del vehículo. La diferencia es significativa:

  • Model 3 autonomía estándar plus, de ¥ 271.550 a ¥ 249.900
  • Model gran autonomía (tracción trasera), de ¥ 344.050 a ¥ 309.900

Traducido a dólares y euros:

  • Model 3 autonomía estándar plus: 31.280 euros o 36.800 dólares
  • Model gran autonomía (tracción trasera): 38.800 euros o 45.600 dólares

El Model 3 de gran autonomía con tracción integral no se fabrica en la Gigafactory de China, por lo que no recibe las nuevas baterías con mejora de autonomía y menor precio. Vale la pena recalcar que estos precios son después de incentivos locales a vehículos eléctricos.

Tesla Model 3 China

El Model 3 chino mejora su autonomía

El Tesla Model 3 chino mejora también su autonomía con las nuevas baterías de CATL, aunque no es del todo significativa. En el caso de la versión de autonomía estándar plus, pasa de 445 a 468 kilómetros pero, importante, es irreal.

El configurador de Tesla en China no menciona a qué ciclo de autonomía se refiere, pero el usado por todas las marcas en el país es el anticuado, y muy optimista, NEDC. Por lo tanto, la distancia máxima real del vehículo con las nuevas baterías serán apenas unos 10 a 15 kilómetros más que antes.

Disminuyendo el costo de fabricación de baterías a menos de 100 dólares por kWh

Tesla y CATL han conseguido aumentar la autonomía pero disminuir el precio de los vehículos consiguiendo bajar el costo general de fabricación de las baterías a menos de 100 dólares por kWh.

Es un proceso que está poniendo patas arriba el mercado de vehículos en todo el mundo.