Tras años pidiéndolo, finalmente Tesla ha activado la verificación en dos pasos, resolviendo el hueco de seguridad más grande que tenían sus vehículos. Una vez adivinada la contraseña o vulnerada la cuenta del propietario de un Tesla, es posible desbloquear las puertas del coche, desactivar el PIN, arrancarlo y así robarlo.

Pero ahora, siguiendo instrucciones simples cualquier propietario puede incrementar significativamente la seguridad de su cuenta. La verificación en dos pasos consiste en el uso de una app de autenticación instalada en un smartphone —o un inclusive llaves físicas— que muestran un código temporal que se debe introducir después de poner el usuario y contraseña.

Elon Musk aceptó semanas atrás por medio de su cuenta de Twitter que estaba avergonzado de lo mucho que han tardado en activar la opción, pero que llegaría en breve.

¿Cómo funciona la verificación en dos pasos de Tesla?

La verificación en dos pasos de Tesla funciona como cualquier sistema similar. Antes de activarla hay que descargar una app que muestre los códigos. Recomendamos Authy, aunque Google tiene una herramienta similar muy simple. Administradores de contraseñas como 1Password también ofrecen la función.

Después de descargarla y activarla, se debe acceder a la cuenta Tesla y después al apartado Cuenta en el menú. Dentro, en credenciales de inicio de sesión, acceder a autenticación multifactor.

Cuenta Tesla

Cuenta Tesla / autenticación en dos pasos

Una vez dentro, hay que seguir los pasos, incluyendo el usar la cámara para hacer scan de un código QR y la verificación en dos pasos se activará.

Cuenta Tesla / autenticación en dos pasos

Cuenta Tesla / autenticación en dos pasos

Cuenta Tesla / autenticación en dos pasos

En caso que se extravíe el dispositivo o la app de códigos no funcione, Tesla ofrece una serie de códigos de un solo uso que hay que copiar y guardar en un lugar seguro.

Se recomienda imprimirlo en una hoja y meterlo, por ejemplo, en una caja fuerte. Sí, suena paranoico, pero es un método seguro de guardar esta información de emergencia y comprar una es cada vez más barato.

Dichos códigos no deberían estar necesariamente identificados como tal, pero sí disponibles en papel y no en formato electrónico como última medida para acceder a la cuenta en caso de emergencia.