Jurassic Park es una de las sagas de películas más emblemáticas del cine. Tanto el libro que inspiró la historia como las cintas en sí marcaron a una generación, que se ha encargado de mostrársela a las posteriores para que no caiga en el olvido. Ha creado vocaciones y aficiones en miles de personas en todo el mundo. Cada una de las películas es una clase de ciencia, historia y ética. Por eso, se le perdonan algunos fallos que quizás los más puristas de la ciencia no habrían perdonado a otros títulos cinematográficos. Estos van desde los velociraptores, que realmente no lo son, hasta los sonidos de los dinosaurios.

Esto último, en realidad, era algo difícil de lograr, tanto en las películas iniciales como en las de la posterior Jurassic World. ¿Cómo pones voz a un animal que ningún oído humano ha escuchado ni grabado jamás? Recientemente ha dado respuesta a esta pregunta en el podcast Twenty Thousand Hertz el diseñador de sonido Al Nelson, uno de los encargados de crear las voces de los dinosaurios en la saga más reciente. El mecanismo utilizado es de lo más curioso; aunque, según una paleontóloga entrevistada por IFLScience, tiene poca concordancia con lo que teorizan los expertos.

Una mezcla de animales para crear los sonidos de los dinosaurios

La mejor fuente de sonidos para los dinosaurios es sin duda el reino animal. Otras muchas especies, con las que sí convivimos en la actualidad, pusieron, sin saberlo, su granito de arena para crear estas impactantes voces.

Y es que los característicos rugidos o gorjeos de las diferentes especies que aparecen en las películas proceden precisamente de mezclas de estos sonidos. Por ejemplo, en el podcast Nelson habla de la voz del T.rex, que procede de una mezcla de varios animales, entre los que destaca el elefante. El Brachiosaruio, en cambio, parte del rebuzno de un burro. Pero, sin duda, uno de los que más llaman la atención es el Velociraptor, cuyo amenazante gruñido resulta de la mezcla entre delfines y tortugas apareándose.

Ahora bien, ¿podemos considerar que son realistas los sonidos de los dinosaurios resultantes? Según la paleontóloga Julia Clarke, no mucho.

Poco realista, pero se perdona

Para empezar, los sonidos de los dinosaurios, tal como se muestran en la película, son poco realistas porque lo más probable es que no rugieran mientras cazaban.

No tenía mucho sentido, puesto que habría avisado de su presencia, dando a sus víctimas la oportunidad de huir.

Por otro lado, en base a los parientes que todavía siguen vivos, lo más probable es que el T.rex emitiera vocalizaciones cortas y bajas, tanto que incluso podrían haber sido inaudibles para el oído humano. El resultado sería una carrera silenciosa poco llamativa para el cine, de ahí que decidieran darle un toque de fiereza, aunque tuvieran que ser un poco infieles a lo que posiblemente fuera la realidad.

Lo curioso, según la opinión de Clarke, es que el cine haya influido las creencias populares hasta el punto de que todos imaginemos a estos animales emitiendo rugidos similares a los de las películas, pero nunca como verdaderos depredadores silenciosos.

En realidad, si hubiésemos llegado a convivir con ellos, el T.rex, así como otros grandes dinosaurios carnívoros, no habrían necesitado el más mínimo sonido para resultarnos aterradores. En el cine, en cambio, hay que poner un poco más de esfuerzo para lograrlo.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.