En la búsqueda por utilizar drogas psicodélicas, como el LSD o la psicobilina, para ayudar a tratar las enfermedades y trastornos mentales, como el estrés postraumático, los investigadores han dado con una curiosidad. Parece ser que las experiencias religiosas o místicas son muy parecidas a los viajes psicodélicos.

Un equipo de investigación de Finlandia ha publicado un estudio en Journal of Psychoactive Drugs con 288 personas que, mediante la traducción al finés del Cuestionario revisado de experiencias místicas (MEQ30), contaron cómo habían sido sus experiencias con psicodélicos.

«El estudio habla sobre cómo estas drogas inducen experiencias de estilo religioso y podría activar en las personas experiencias de tipo religioso o místico. Además, nos podría ayudar a saber más sobre estas sustancias en los tratamientos de enfermedades y trastornos mentales. Es más, el estudio muestra que los efectos de las drogas psicodélicas «pueden producir el mismo tipo de sentimentos y estados de ánimo en las personas», tal y como explican en ScienceAlert.

«Incluso cuando se toman por primera vez, los psicodélicos pueden ocasionar poderosas experiencias subjetivas que comparten muchas características con las descritas por místicos, meditadores dedicados y practicantes religiosos», recoge a PsyPost el psicólogo Samuli Kangaslampi de la Universidad de Tampere en Finlandia. Kangaslampi es uno de los autores de este estudio. «Algunas investigaciones están comenzando a demostrar que pasar por una experiencia de tipo místico puede estar relacionado con mejores relaciones con uno mismo, los demás y el entorno natural más adelante».

«Pasar por experiencias de tipo místico bajo su influencia puede ser un posible mecanismo que podría conducir a tales cambios. Sin embargo, la investigación sobre experiencias de tipo místico inducidas por psicodélicos se ha limitado a unos pocos entornos culturales distintos. Y hubo poca o ninguna investigación previa de los contextos nórdicos sobre los psicodélicos en general. Esto puede ser relevante en un fenómeno complejo como las experiencias de tipo místico y su significado y relevancia».

Cuestionario y limitaciones

En la investigación se utilizó el cuestionario MEQ30, traducido al finés. Este pide a los voluntarios que intenten cuantificar algunos de sus sentimientos y sensaciones que han tenido mientras tomaban drogas psicodélicas. Después, el equipo de Kangaslampi pasó a explorar el vínculo entre lo psicodélico y lo espiritual.

«Aquellas personas que obtuvieron puntuaciones altas en el MEQ30 fueron más propensas a describir su experiencia como mística, espiritual o religiosa, y más personalmente significativa», recogen en ScienceAlert. Estos sentimientos pueden incluir una mayor conciencia del mundo interior. O tener la impresión de trascender el tiempo y el espacio. «Aquellos con experiencias místicas completas informaron cambios más positivos en todas las áreas encuestadas, en comparación con aquellos sin esa experiencia», escriben los investigadores en su estudio.

Este método tiene limitaciones. Es decir, el estudio mediante cuestionario implica que son los participantes quienes informaron por sí mismos sobre sus experiencias. Esto significa que puede haber imprecisiones y/o recuerdos incorrectos. De hecho, también es importante tener en cuenta que estas experiencias fueron hace mucho tiempo en varios de estos casos. Por lo que hay que tenerlo en cuenta para futuras investigaciones.

Más estudios con drogas psicodélicas

Estudiar de cómo afectan al cerebro las drogas psicodélicas en busca de posibles tratamientos no es algo nuevo. Pero se siguen realizando estudios y aún tardaremos un poco más de tiempo en saber cómo de fiables son los tratamientos con drogas psicodélicas. De hecho, hay que tener mucho cuidado porque los psicodélicos por sí mismos no son un tratamiento sino que, incluso cuando se usa contra el trastorno de estrés postraumático, siempre es necesario realizarlo con un experto.

El equipo quiere seguir investigando en esta área. Es más, para estudios futuros están interesados en observar cómo las experiencias de tipo místico provocadas por psicodélicos pueden diferir entre diferentes culturas y contextos.

Estos investigadores sugieren que sus hallazgos son suficientes para mostrar vínculos entre tener una experiencia mística o religiosa con las drogas psicodélicas. Y que, además, esa experiencia resulte positiva a largo plazo. Sin embargo, con 288 voluntarios y un cuestionario no es suficiente para saber si es así. Por lo que habrá que seguir investigando sobre este tema.

«Proporcionar un entorno propicio para tales experiencias, ya sea que se describan como un avance místico, máximo o emocional, también es probable que sea beneficioso en las aplicaciones clínicas de los psicodélicos», concluyen. Mientras las investigaciones con drogas psicodélicas continúan tendremos que ser pacientes y usar terapias más convencionales.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.