Calculadoras solares
– Sep 27, 2020, 17:30 (CET)

Las primeras calculadoras solares de bolsillo

Todos hemos usado alguna vez una calculadora, básicamente calculadoras de bolsillo. Y algunos incluso habrán tenido en sus manos calculadoras solares. Con una pequeña célula fotovoltaica, administraban energía suficiente para realizar cálculos algebraicos pero también para ejecutar operaciones más complejas. Lo que permitiera la calculadora, vaya. Por sus características técnicas, las calculadoras de bolsillo fueran los primeros dispositivos en emplear energía solar para funcionar. Unos pioneros en una energía cada vez más aprovechada y en grandes cantidades.

Las calculadoras de bolsillo han sido nuestras compañeras, en mayor o menor medida, durante nuestros años de formación. Algunos desde el instituto y otros en la universidad, pasamos horas y horas peleándonos con ellas y con ese dichoso problema o ejercicio matemático que tanto costaba descifrar y resolver. Pero ahí estaba ella, dispuesta a dar lo mejor de sí en el menor espacio posible.

En un artículo anterior hablé de algunas de las primeras calculadoras de bolsillo, las primeras de muchas que llegarían año tras año hasta nuestros días. Hayas tenido una buena o mala experiencia con tu calculadora de bolsillo, es inevitable recordarla años después con cierta nostalgia. Es más, seguramente recuerdes algún truco relacionado con el modelo concreto que utilizaste en su día.

Y entre las calculadoras de bolsillo, destacan especialmente las conocidas como calculadoras solares. Destacan por dos motivos. En primer lugar, por su nivel de sofisticación en tan poco espacio, herencia de sus hermanas alimentadas con pilas o baterías. Y en segundo lugar, por emplear un pequeño panel solar en un momento de la historia en el que la energía solar se estaba empezando a estudiar para su uso a gran escala, algo que no llegaría hasta décadas más tarde.

Las calculadoras solares no llegaron hasta finales de los 70 del siglo XX. Su principal escollo, la poca energía que podían capturar las diminutas celdas solares que cabían en la calculadora. Insuficiente para accionar un dispositivo ya de por sí optimizado para requerir poca alimentación. Sin embargo, las calculadoras de bolsillo evolucionaron hasta que en la segunda mitad de los 70, sus requerimientos de energía eran tan reducidos que una pantalla solar diminuta podía darle la energía suficiente. A continuación repasamos las consideradas primeras calculadoras solares.

Sharp EL-8026 (1976)

El año clave para las calculadoras solares es 1976. Ese año salen al mercados dos calculadoras de bolsillo, entre otras muchas, que cambiarán la manera en que se alimentan estos pequeños dispositivos electrónicos. Y es que no podemos hablar de una primera calculadora solar. Más bien son dos las primeras en llegar.

Por un lado tenemos Sun Man, el apodo con el que se llegó a conocer la calculadora solar japonesa Sharp EL-8026. Se trata de una calculadora básica que permite sumar, restar, multiplicar, dividir, hacer raíces cuadradas y porcentajes. Lo curioso es que si miras su lado frontal no adivinarías que se trata de una calculadora solar.

Calculadoras solares
Fuente: Nigel Tout + Vintage Calculators

Las celdas o paneles solares se encuentran en la parte trasera de la calculadora. Así, cuando no estabas usando esta calculadora, la colocabas boca abajo y ésta iba cargando mediante energía solar las baterías que traía incorporadas en su interior. En concreto, contaba con tres baterías de botón que ofrecían 3’6 voltios de energía. En cuanto a su consumo, Sharp afirmaba que era de 0’0007 vatios.

Su pantalla LCD admitía hasta 8 dígitos y tenía un tamaño aproximado de 66 x 110 x 10 milímetros. Compacta y revolucionaria por cómo obtenía la energía suficiente para funcionar. En cuanto a sus paneles solares traseros, tenían una eficiencia de conversión del 10% e incluso llegaron a usarse en relojes alimentados por energía solar de otros fabricantes.

Otra particularidad de Sharp EL-8026 es que fue la primera de toda una serie de modelos basados en las mismas baterías recargables. En algunos casos, las calculadoras se cargaban mediante alimentador de corriente.

Royal Solar 1 (1976)

Decíamos que Sharp EL-8026 fue una de las primeras calculadoras solares. Pero los expertos no se ponen de acuerdo en decidir si es la calculadora de Sharp la primera o si lo es Royal Solar I, calculadora solar que también salió al mercado en 1976.

Calculadoras solares

A diferencia de la calculadora solar de Sharp, Royal Solar I tiene las celdas solares en la parte frontal de la calculadora, alrededor de la pantalla LCD en la que se podían ver hasta 8 números. Sus medidas eran 81 x 132 x 13 milímetros.

Además de las funciones matemáticas básicas, como suma, resta, multiplicación y división, esta calculadora solar permitía hacer raíces cuadradas, porcentajes e incluso tenía memoria para guardar un número.

Junto a las calculadoras solares de Sharp y Royal, esta última subsidiaria de Litton Industries, otra de las primeras calculadoras solares con baterías fue la conocida como Kovac Solar I. Sus características eran similares pero con un diseño más estilizado y células solares traseras que alimentaban las baterías internas.

Teal Photon (1978)

Aunque la historia las considera las primeras calculadoras solares, las mencionadas antes empleaban baterías internas. Es decir, que no empleaban las células solares constantemente. Ese mérito se lo lleva Teal Photon, una de las primeras calculadoras solares de la historia y, técnicamente, la primera calculadora que sólo empleaba energía solar para funcionar.

Su pantalla LCD con filtro amarillo admitía hasta ocho dígitos. En cuanto a sus funciones, podía sumar, restar, multiplicar, dividir, hacer porcentajes, raíces cuadradas y tenía memoria. En cuanto a sus medidas, eran de 68 x 127 x 9 milímetros. Por lo demás, el panel solar iba en la parte superior frontal encima de la pantalla.

Calculadoras solares
Los dos modelos de Teal Photon (1977 y 1979). Fuente: Nigel Tout

Se hicieron dos versiones de Teal Photon. Una exclusivamente solar y otra con la posibilidad de conectarla directamente a la corriente eléctrica. Como curiosidad, el circuito integrado del primer modelo, de 1977, era Toshiba T3606. En el segundo modelo, de 1979, se empleó un circuito integrado NEC D1831G.

Otro dato curioso. Aunque el fabricante de esta calculadora, TEAL Industries, era estadounidense, con sede en California, la calculadora se creó en Japón. Y es que TEAL es el acrónimo de Tokyo Electronic Application Laboratory. El precio de la Teal Photon fue de 39’95 dólares de la época.

Texas Instruments TI-1766 (1981)

En esta lista no podíamos olvidar un fabricante de calculadoras de bolsillo tan popular como la estadounidense Texas Instruments. Si bien no llegó la primera, no tardó mucho en ofrecer sus primeros modelos de calculadoras solares.

Calculadoras solares
Fuente: Datamath

La primera calculadora solar de Texas Instruments fue la TI-1766, lanzada al mercado en 1981. Su pantalla LCD admitía hasta ocho dígitos, algo habitual en este tipo de calculadoras, como hemos visto hasta ahora. Por lo demás, también podía sumar, restar, multiplicar y dividir, tenía cuatro memorias, porcentaje, raíz cuadrada y cambio de positivo a negativo y viceversa.

Esta calculadora se fabricó en Japón. Principalmente porque su circuito interno era propiedad de Toshiba. En concreto, un Toshiba T6758S. Lanzada en 1981, esta calculadora solar pronto fue mejorada con nuevos diseños en 1983 y en años posteriores. Sus circuitos sirvieron para crear otros modelos, tanto básicos como calculadoras científicas y financieras.

Las medidas aproximadas de la TI-1766 eran 11’2 x 6’5 x 0’7 centímetros. Y su precio original fue de 19,95 dólares de la época.

Canon LS-10 (1982)

Quisiera terminar este repaso por las primeras calculadoras solares de bolsillo con una curiosidad entre las curiosidades. Y es que si ya era toda una revolución tener en tus manos una calculadora que funcionara con energía solar, qué se puede decir de una calculadora alimentada por el sol y, además, del tamaño de una tarjeta de papel.

El primer modelo de calculadora solar marca Canon llegó en 1982. La Canon LS-10 constaba de ocho funciones, una pantalla LCD que admitía hasta diez dígitos y todo ello alimentado por energía solar y en un tamaño reducido: 11’2 x 6’6 x 0’6 centímetros.

Calculadoras solares

Si escudriñamos en su interior, esta pequeña calculadora solar empleaba un circuito integrado de Toshiba. Más concretamente, el Toshiba T6890AS, un chip de cálculo básico alimentado con energía solar.

Lamentablemente, no hemos podido encontrar ninguna imagen de la Canon LS-10, que dejó de fabricarse en 1984. Sin embargo, en la actualidad podemos encontrar varias versiones modernas, como la Canon LS-10 TEG o la Canon LS-10E. También son solares, coinciden en sus características básicas y son un poco más grandes en cuanto a tamaño, aunque siguen siendo de bolsillo y en formato tarjeta.

Nota: La imagen que encabeza este artículo corresponde a una calculadora solar de bolsillo Neocal NH-265-HK. El autor de la fotografía es Twentyfour Students.