Dicho y hecho. A finales de agosto se lanzaba la petición y hoy, 30 de septiembre, Palantir sale a bolsa. A primera hora en la Bolsa de Nueva York, la compañía más opaca del panorama tecnológico de Estados Unidos tocará la campana de salida.

De hecho, la salida a Bolsa de Palantir es el primero punto de luz que tiene la compañía después de 17 años. Lo que no quiere decir que se sepa todo de la misma.

Las primeras apuestas valoraban a Palantir en 17.000 millones de dólares. Su salida a Bolsa en las próximas horas rebaja ligeramente las expectativas hasta los 16.000 millones. Con la clave PLTR, la tecnológica de los datos partirá de los 7,25 dólares por acción –un precio de referencia, puesto que Palantir sale a bolsa con una cotización directa a los inversores–. Una forma de mantener un cierto control sobre el devenir de la compañía en los mercados públicos. De hecho, su fundador Peter Thiel, mantiene el control mayoritario de una compañía en la que su papel como CEO va mucho más allá de cara al público; se le ha definido como la voz única de la compañía.

Pese a todo, Palantir ha marcado 2020 para conseguir alcanzar los beneficios y superar las pérdidas de 491 millones de dólares de 2019.

Asímismo, estas cifras no dicen nada en concreto sobre la compañía. Serán sus primeros días en bolsa los que determinen el futuro de la misma. Y lo cierto es que, paras las tecnológicas que se han estrenado en los últimos años en bolsa, se ha visto unas expectativas rebajadas. Lyft y Uber, pese al aumento de su valoración en las últimas semanas, la salida a bolsa ha caído como un jarro de agua fría. WeWork se ha quedado por el camino y veremos cómo afronta Airbnb su estreno en los próximos meses.

La oscura actividad de Palantir sale a bolsa

Palantir

Fundada por Peter Thiel, Palantir es uno de los secretos mejores guardados de Silicon Valley. De ella se sabe que se dedica a la recopilación y análisis de datos para clientes de alto nivel. ¿Qué tipo de datos? Todos lo que sean necesarios para lograr el objetivo de sus contratos. Cuentas bancarias, números, amigos, imágenes, que relacionadas a través del software de Palantir conforman una empresa que ha levantado suspicacias en el sector por su acceso a millones de bases de datos con información altamente personal y sensible.

Con 125 clientes en este momento –su solicitud de salida a bolsa obligaba a publicar el dato–, el FBI, la CIA y varios servicios de inteligencia de diferentes países conforman una corta lista de la que poco más se puede saber.

Se les ha relacionado con misiones militares antiterroristas o evitar ataques a la administración entre otras cuestiones. También para lograr más votos en campañas políticas... De hecho, la vinculación política de Palantir ha sido la máxima desde su creación. Peter Thiel es, a día de hoy, uno de los mayores valedores de la carrera política de Donal Trump en el ecosistema de Silicon Valley. Del que ha conseguido contratos millonarios vinculados al ejército de los Estados Unidos.

Y es que, Palantir se fundamenta en un pilar básico: su visión de las libertades civiles. Thiel, tras salir de PayPal quiso crear una empresa que tuviese como objetivo la lucha contra el terrorismo. Nacía así la empresa que hoy se estrena en bolsa poniendo en juego un modelo de negocio del que nada se sabe por su falta de transparencia. Porque la empresa lo tiene claro: se lava las manos a la hora de analizar el uso que sus clientes hagan de la tecnología y sus servicios.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.