– Sep 29, 2020, 0:41 (CET)

La extraña e incomprensible historia de Spider-Woman dentro del Universo de Marvel

Aunque por ahora el Universo cinematográfico de Marvel está en suspenso, el editorial sigue dando que hablar y de qué manera: La Casa de las Ideas acaba de anunciar que la historia de origen de Spider-Woman tendrá su propio contexto y sin duda, peso en el Universo arácnido. Pero no todas son buenas noticias: al parecer el origen de la super heroína se conecta directamente con la llamda Clone Saga, uno de los hilos de Spiderman menos apreciado por los fanáticos.

Mientras los fans intentan comprender qué pueden esperar de la saga de Marvel en el cine después del sacudón de calendario provocado por la emergencia del coronavirus, en las páginas de los cómics la situación se hace cada vez más interesante y diversa. Si hace unas semanas había rumores que indicaban que varios de los héroes favoritos del público sufrirían cambios de envergadura, la noticia que la historia de origen de Spider-Woman sufrirá un cambio considerable parece factible: Spider-Woman # 4, con la firma de la escritora Karla Pacheco (Fearless, Fantastic Four 2099) y el artista Pere Perez (War of the Realms), recibirá un nuevo hilo narrativo — nunca mejor utilizado el término — para unir la historia de la superheroina con los sucesos de The Clone Saga, una de las historias de Spider-man más infames y odiadas de la editorial.

Se trata de otros de los innumerables — y a menudo inexplicables — cambios que ha sufrido el personaje desde de su debut en 1977. En su versión original, la heroína era poco más que una araña que sufría que una extraña mutación — otra para la larga lista de Marvel— que apareció por primera vez en Marvel Spotlight # 32. A lo largo de su historia, semejante origen — vago y en su mayor parte contradictorio — ha sufrido varias revisiones importantes.

La primera, eliminó su extraña transición de araña a humana, para luego revelar que había sido una mujer durante todo el tiempo — aunque nadie se tomó la molestia de explicar el motivo por el cual no se mencionó antes — y revelar que sus padres, Jonathan y Miriam, habían experimentado con ella cuando era niña mezclando su ADN con el de múltiples variedades de arañas.

La historia terminó por desconcertar a los fans, que no encontraron explicación al motivo por el cual semejante proceso jamás se mostró antes y sobre todo cómo se relacionaba con las aventuras de la superhéroe, que se basaban en esencia en su cualidad híbrida.

RACCOON/YouTube

inalmente, se reveló que los recuerdos de araña mutados fueron implantados por Hydra, una Deus Machina que provocó la ira de los lectores y que recibió amplias críticas y terminó por ser considerado uno de los errores más notorios en el universo arácnido de Marvel. Pero la editorial al parecer no tuvo suficiente con el moderado escándalo que provocó la decisión de incluir al viejo enemigo del Capitán America en una trama en el que jamás se le mencionó, sino que ahora crea una situación aun más complicada. En el último número de su serie en solitario agrega otra arruga a la extraña historia personal de Spider-Woman: sus padres en un momento trabajaron con Miles Warren, también conocido como The Jackal, y el cerebro detrás de The Clone Saga.

¿Cómo puede explicarse semejante combinación de historias? Marvel al parecer tomó la decisión de elaborar una historia de origen que permitirá que Spider-Woman no solo se haga parte de una serie de narraciones mucho más amplias y complejas Marvelitas, sino que sin duda parece la oportunidad para brindarle una inesperada complejidad al personaje hasta ahora acusado de ser, más o menos, una versión inofensiva de su pariente más famoso y conocido.

En la nueva historia Spider-Woman rastrea su hermano Michael y su hija Rebecca, recientemente revelado y perdido en varios números pasados, hasta Wundagore Mountain, donde se crió cuando era niña. Al llegar allí, se encuentra con su madre Miriam, a quien creía muerta. Comprensiblemente confundida, Spider-Woman le pregunta a su madre cómo sobrevivió. Miriam revela que Hydra la estaba persiguiendo y no se detendría ante nada hasta que la atraparan. Luego revela que se acercó a sus “antiguos colegas” en busca de ayuda, uno de los cuales era Warren.

Sin duda, se trata de un atrevido movimiento que termina por enlazar la historia de Spider-Woman con un melodramón familiar que nada tendría que enviar a una telenovela al uso, lo que sin duda, ha terminado por confundir a los lectores, incluso los que están acostumbrados a los frecuentes cambios de registro alrededor del personaje.

Como si todas las revelaciones sobre su improbable supervivencia no fueran suficientes, Miriam aún guarda algunos secretos que podrían volver a transformar la historia de la heroína en otra dirección en los próximos volúmenes. La resucitada madre no menciona si Warren realmente les ayudó o no; ella pareció rechazarlo tan pronto como lo menciona, calificando su investigación sobre la clonación y manipulación del ADN reptil como demasiado “esotérica”.

A partir de ahí, Hydra asalta Wundagore abriendo fuego contra Spider-Woman y su equipo. El problema termina en un suspenso, al ver a Miriam arrojar a Spider-Woman en una lluvia de disparos destinados a ella. No se hace ninguna otra mención a Warren, su época como El Chacal o la Saga Clon.

Spider-Woman: una araña misteriosa

Marvel Comics

Si no estás familiarizado con la llamada Saga Clon, te damos un poco de contexto.

En 1973, el escritor titular de Spider-Man Gerry Conway decidió matar a Gwen Stacy, por entonces la novia Peter Parker en el ya clásico The Amazing Spider-Man # 121. ¿El motivo? El equipo editorial estaba convencido de que el romance adolescente edulcoraba en exceso la historia del vecino amistoso de Nueva York, por lo que supusieron que una vuelta de tuerca trágica añadiría un poco de diversión y necesaria tragedia a la historia.

Sin embargo, el golpe de efecto no resultó del todo beneficioso para las ventas y hubo un moderado escándalo entre fans por la muerte de uno de los personajes más queridos de la saga. Conway decidió enmendar la situación tratando de crear una nueva versión de la historia más oscura y tenebrosa. En los arcos que surgieron a consecuencia del drama de la muerte de Gwen, Conway incluyó a un villano llamado Jackal y además tomó la estrafalaria decisión de permitir que Gwen Stacy aparentemente regresara de entre los muertos.

La extraña combinación de elementos terminó por convertir a la saga en una rara mezcla de trozos de nuevas historias y lo que a todas luces, provocó que Conway intentara recuperar la solidez narrativa que Spiderman había perdido por los sucesivos cambios que la historia central sufrió después de la muerte de Gwen.

Al final, el profesor de biología — también sorpresivo experto en clonación genética — reveló estar enamorado de su alumna, por lo que tomó la arriesgada decisión de traer a Gwen a la vida por el arriesgado método de clonar una y otra vez la joven. Como si todo lo anterior no fuera suficiente, por razones poco claras decidió que, además de los múltiples clones de Gwen, también llevaría a cabo una exacta cantidad de Peter, lo que le llevó a descubrir casi por accidente, que su alumno era el superhéroe más querido de Nueva York.

La saga no hace más que volverse una más disparatada, una vez que el villano decide culpar a Spider-Man por la muerte de Gwen y decide asesinarlo como venganza.

A pesar de su infame reputación de intrincada, la Saga Clon ha impactado continuamente a Spider-man y a quienes lo rodean. Los personajes de esa historia, como Ben Reilly y Kaine Parker todavía aparecen en las historias de Spider-Man. Warren también ha aparecido en otras historias desde entonces. ¿Tendremos más líneas — e hilos — que unan a la extraña sucesión de eventos con otros héroes del Universo Marvel? Todo está por verse.