Cuántas veces habré oído esa máxima que dice que “cuando un producto es gratis, el producto eres tú”. Y no deja de ser cierta. Gigantes como Google o Facebook son lo que son gracias a nuestros datos y a toda una retaíla de información que hemos generado en forma de mensajes, comentarios, fotos, vídeos, búsquedas…

En parte, hay servicios que serían inútiles sin nuestros datos. Es lo que ocurre, por ejemplo, con Google Maps. Te guste o no, sin que sepa tu ubicación en el mapa, esta app y servicio web no podría decirte dónde estás, qué tienes a tu alrededor o cómo llegar a tu destino.

Pero que cedamos datos de ubicación a Google Maps para que funcione correctamente es una cosa, y que Google guarde esos datos para su uso es otra cosa. Por suerte, las presiones de los usuarios y de organizaciones varias han propiciado que en la actualidad puedas activar o desactivar el guardado de datos de ubicación por parte de Google en Google Maps.

Para qué recopila tus datos de ubicación

En palabras de Google, “cuando se activa la recopilación de datos de ubicación, los servicios de ubicación de Google envían ocasionalmente información anónima sobre tu ubicación a Google. Puede que estos datos de ubicación se almacenen de forma temporal en tu” dispositivo.

A continuación, explica que “la información sobre la ubicación ayuda a Google a proporcionar mejores servicios; por ejemplo, le permite mostrar el estado del trafico con una mayor precisión”.

También conviene recordar que “los informes de ubicación y el historial de ubicaciones no son lo mismo que la recopilación de datos de ubicación. Los informes de ubicación permiten que Google almacene y utilice de forma periódica los datos de ubicación más recientes del dispositivo que estén asociados a tu cuenta de Google. El historial de ubicaciones permite que Google almacene un historial de tus datos de ubicación procedentes de todos los dispositivos en los que hayas iniciado sesión con tu cuenta de Google y en los que hayas activado los informes de ubicación.”

Es decir, en esta ocasión nos centramos en los informes de ubicación. Si no quieres que tus datos de ubicación, sean o no anónimos, formen parte de esa recopilación de datos, puedes desactivarlo. Si lo que quieres es desactivar el historial de ubicaciones, echa un vistazo a este artículo.

Activar o desactivar la recopilación de datos

Para comprobar si la recopilación de datos de ubicación está activada y/o para cambiar la configuración por defecto, deberemos entrar en la aplicación de Google Maps para iPhone o iPad. En el caso de Android, la única opción posible es desactivar el historial de ubicaciones.

Una vez en Google Maps, pulsa en tu imagen de perfil para ver Ajustes. Dentro de los ajustes, deberás ir a Información, condiciones y privacidad. Y, por último, deberás buscar la opción Recopilar datos de ubicación.

Encontrarás un interruptor que puedes activar o desactivar. Si está en darás permiso a Google para recopilar tus datos de ubicación para los informes de ubicación de los que hemos hablado antes. De lo contrario, deberás colocar el interruptor en modo NO.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.