Tesla ha anunciado un nuevo tipo de batería, diseñada y fabricada por ellos, que se integrarán al vehículo y se convertirán en parte de la estructura, no solo la fuente de energía para moverlos.

Lo ha anunciado Elon Musk durante una larga —y muy técnica— presentación hecha durante el esperado Battery Day. El CEO de la compañía lo comparó con la forma en que funcionan los aviones comerciales, en que las alas son también los tanques de combustible.

En el pasado, los tanques tenían forma de botella, lo cual dejaba mucho espacio inutilizado. Después la industria se dio cuenta que sí son las propias alas las que transportan el combustible, se ahorra espacio, se puede cargar más líquido y se reduce el peso.

Al convertir las celdas de batería en elemento estructura del vehículo, se puede ahorrar masa, reducir el número de partes necesarias para ensamblarlos. Eso es porque la batería misma hace parte del trabajo de soporte de la estructura misma del vehículo.

Tesla pretende conseguirlo con un relleno que también actúa como adhesivo estructural y un sistemas ignífugos. El objetivo es conseguir una rigidez inmensa que, de hecho, hace el vehículo aún más seguro.

4860: nuevas baterías de electrodo sin lengüeta

Parte importante de los anuncios durante el battery day fue la nueva batería que está haciendo Tesla llamadas 4860. Serán 5 veces más densas, 6 veces más potente y con 16% más autonomía. También reducirán el costo de producción por kWh en un 14%.

Las nuevas baterías están cerca de la producción en masa y, aunque no lo especificaron, se rumora que serán usadas en la Cybertruck, el Semi y el Roadster.

Pero la batería es solo parte de la historia. Durante la presentación se detalló varios cambios en la forma en que se obtiene materiales y cómo se planea cambiar la producción general de las baterías para conseguir una integración vertical con beneficios grandes, que incluyen:

  • Hasta un 54% más de autonomía
  • Reducción de costos de hasta 56%
  • Reducción en la inversión por gWh de hasta 69%

También aseguran que harán nuevas fábricas para la obtención y la producción de cátodos de litio. Musk advirtió que los primeros beneficios de todos estos cambios, y de la producción de una batería propia, con nuevos procesos, no se verá en menos de tres años.

Además del anuncio de la nueva batería, Tesla ha lanzado el Model S Plaid, que se puede reservar ya, pero se pondrá a la venta a partir de finales de 2021.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrónico con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.