El oeste de Estados Unidos se encuentra sumido en una ola de calor. Este es el motivo por el que la tarde de este domingo 16 de agosto se registraban 54,4º C, es decir, 130 grados Fahrenheit en el Parque Nacional del Valle de la Muerte. Esta temperatura no se veía en la zona desde el año 1913, según ha informado el Servicio Nacional de Meteorología (NWS-WPC) estadounidense en su perfil de Twitter. Pero, además, es la temperatura más alta en todo el mundo desde 1931.

Aunque hay que verificar que la temperatura que se recogió a las 15:41 hora del Pacífico de este domingo, todo apunta a que ha superado el último récord de altas temperaturas en un mes de agosto, pero también en todo el mundo desde 1931 y en la zona, que no había marcado esas temperaturas desde 1913.

"Todo lo que he visto hasta ahora indica que es una observación legítima", ha comentado Randy Cerveny a The Washington Post. Cerveny dirige el equipo meteorológico y de extremos climáticos de la Organización Meteorológica Mundial. “Recomiendo que la Organización Meteorológica Mundial acepte preliminarmente la observación. En las próximas semanas, por supuesto, lo examinaremos en detalle, junto con el Comité Nacional de Extremos Climáticos de Estados Unidos, utilizando uno de nuestros equipos de evaluación internacionales", ha añadido en un correo electrónico.

El mes de agosto no suele ser el más caluroso del verano en el hemisferio norte, este suele ser julio. En agosto de 2017, con casi 53ºC (127ºF), fue el último en tener temperaturas tan altas en el Valle de la Muerte. De hecho, entre los treinta registros más altos recogidos entre 1911 y 2020, es el único mes de agosto apuntado. Esto se debe a que en el hemisferio norte es más caluroso el mes de julio.

Otros registros en el Valle de la Muerte

No es la primera vez que el Valle de la Muerte registra tan altas temperaturas. Aunque hay que remontarse hasta el 10 de julio de 1913 para encontrar la más alta: 56,6ºC o 134ºF. Ese mes de julio ocupa el top 3 de temperaturas más altas. De hecho, dos días después se registró, por última vez, más de 54ºC (130ºF).

A pesar de que los registros indican los días 10, 12 y 13 de julio de 1913 como los que más altas temperaturas tuvieron en el Valle de la Muerte, hay quien lo pone en duda. Un análisis del experto en datos climáticos extremos Christopher Burt duda que sea así. En 2016, Burt concluyó que** "esencialmente no era posible desde una perspectiva meteorológica"**, según recoge The Washington Post.

Esto significa que sin tener en cuenta las medidas de 1913, los registros de 53,8ºC (129ºF) registradas en el Valle de la Muerte el 30 de junio de 2013 y en Kuwait y Pakistán en 2016 y 2017, respectivamente, son las más altas jamás medidas de manera confiable. Pero ahora habrían sido desbancadas por la registrada este domingo, que pasaría a ser la más alta medida de forma fiable. Además, sería la temperatura más alta del mundo registrada oficialmente desde 1931, y la tercera más alta desde 1873, tal y como indica the Washington Post.