Estados Unidos aprobó la liberación de cientos de millones de mosquitos modificados genéticamente para controlar enfermedades como el Zika o dengue. Autoridades del Condado de Monroe dieron luz verde para activar un proyecto piloto que se posiciona como alternativa al uso de insecticidas para frenar a la especie Aedes aegypti.

Pese a la oposición de grupos ambientalistas, el Distrito de Control de Monroe otorgó la autorización para liberar 750 millones de mosquitos modificados genéticamente. Conocidos como OX5034, esta especie fue alterada para producir crías hembras que mueran en la etapa larvaria y evitar la proliferación de enfermedades como el Zika, dengue, fiebre amarilla y chikungunya.

Un reporte de CNN indica que los insectos serán liberados en los Cayos de Florida en 2021 y 2022. Los mosquitos impiden que las crías crezcan lo suficiente como para picar. Los mosquitos hembras Aedes aegypti pican en busca de sangre para madurar sus huevos. Al mismo tiempo transmite enfermedades contagiosas y representa un peligro para la población.

Los mosquitos modificados impiden que las hembras alcancen la edad adulta

Debido a que la especie OX5034 «mata» a las hembras antes de eclosionar, sus creadores piensan que es una alternativa viable al uso de insecticidas. Oxitec, la compañía responsable del proyecto, indicó que los mosquitos modificados representan un avance en investigaciones de más de una década para proteger a comunidades de enfermedades transmitidas por vectores.

Oxitec es una empresa de origen británico que ha realizado experimentos con mosquitos modificados genéticamente en otros países. En 2012, el gobierno de Florida solicitó la ayuda para combatir los brotes de dengue que se esparcieron años antes en los Cayos.

La respuesta fue un mosquito macho llamado OX513A con un tiempo de vida programado para morir antes de alcanzar la edad adulta. En 2016, la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA) aprobó el uso del nuevo mosquito como mecanismo para combatir el dengue. La primera prueba se efectuó en una comunidad de 475 casas cerca de la isla Key West.

Ahora una nueva variante del insecto modificado se liberará en los Cayos de Florida y en un condado de Texas. Los grupos ambientalistas critican que las autoridades locales inviertan millones de dólares en un experimento bautizado como Jurassic Park.

Los riesgos ambientales no han sido evaluados y se teme que estos mosquitos puedan especies en peligro de extinción que se alimentan de mosquitos. Oxitec tendrá que efectuar pruebas durante 10 semanas para garantizar que ningún mosquito hembra alcanza la edad adulta.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.