Ahora que en España y otros muchos países es obligatorio el uso de las mascarillas debido a la COVID-19, esto nos hace fijarnos en nuestros vecino japoneses. Los ciudadanos del país nipón llevan décadas usando las mascarillas en su vida diaria. La historia de las mascarillas y Japón en más amplia de lo que uno pueda pensar. Pero, ¿cómo comenzó todo?

Es una forma de mostrar respeto hacia los demás cuando uno está enfermo. "Cuando alguien está enfermo, por respeto al otro, usan las mascarillas para evitar contagiar a los demás". Pero, además, se trata de un "ritual autoprotector del riesgo", tal y como recoge BBC Mundo tras hablar con Mitsutoshi Horii, profesor de Sociología de la Universidad de Shumei.

La gripe española marcó el cambio en la relación de Japón y las mascarillas

Las mascarillas y Japón tienen una larga relación, pero podemos remontarnos a una fecha concreta. Principios del siglo XX. La llegada de la gripe española marca un antes y un después en la relación entre el país nipón y las mascarillas.

El mundo se sumió en una pandemia que mató a más personas que la propia Primera Guerra Mundial. Solo en Japón, se contagiaron cerca de 23 millones de personas y 390.000 murieron en un país que tenía 57 millones de habitantes.

"El gobierno de Japón combinó una estrategia de vacunación, aislamiento y uso de mascarillas quirúrgicas para detener esa pandemia, que finalmente ayudó a controlar la crisis", ha contado Horii. "El asunto es que la gente lo asumió como parte de su folclor, señalando que las mascarillas además eran una barrera entre el aire puro y la polución".

No solo se usó la mascarilla en el país nipón, pero sí fue el que más terminó adoptando el uso de las mascarillas. Pero, ¿por qué? "Lo hicieron porque confiaban en la ciencia. El uso de mascarillas era recomendación científica. Vista por los japoneses de ese entonces, en un país que estaba en un proceso de industrialización, como la adaptación al mundo moderno, como un avance tecnológico", ha indicado George Sand. Sand es profesor de historia japonesa de la Universidad de Georgetown.

Por tanto, la relación entre Japón y las mascarillas tiene mucho tiempo. De hecho, con la llegada de otro coronavirus, el SARS, comprobaron que se trataba de una buena decisión. "Mientras en el resto de la región el virus afectó con fuerza a sus habitantes, en Japón no hubo víctimas", ha señalado Horii en BBC Mundo.

En definitiva, quizás esta pandemia de COVID-19 es un buen momento para tomar el ejemplo de Japón e instaurarlo. Ya no es solo para protegernos a nosotros mismos. También es una forma de mostrar respeto hacia los demás cuando uno está enfermo. Esperemos que las buenas costumbres japonesas puedan llegar a quedarse en nuestra sociedad.