Dos de las películas más divertidas del Universo Cinematográfico de Marvel, con el permiso de la hilarante Thor: Ragnarok (Taika Waititi, 2017), son Guardianes de la Galaxia y la primera secuela que se ha estrenado de momento, ambas dirigidas por el cineasta estadounidense James Gunn (The Suicide Squad) en 2014 y 2017 y solo disponibles ahora mismo en Disney Plus. Y uno de los personajes que más contribuyen al despepite general no es otro que Drax, el Destructor, al que interpreta el simpático forzudo reconvertido Dave Bautista (Blade Runner 2049), que fue creado por Jim Starlin y Mike Friedrich en 1973 para el número cincuenta y cinco de Iron Man.

En los cómics, es un humano llamado Arthur Douglas que fue revivido por Mentor y Kronos, padre y abuelo de Thanos, quienes capturan su alma y la meten en un nuevo cuerpo poderosísimo. Esto ocurre después de que el titán loco lo asesine, cuando conduce por la zona californiana del desierto de Mojave con su esposa Yvette y su hija Heather, porque cree que le han visto en su nave espacial. Mentor y Kronos buscan a alguien que derrote a Thanos y aprovechan el odio intenso que Arthur, ahora Drax, siente hacia él por haber matado a su familia, pero solo más tarde recupera la memoria. Y resulta que Heather sobrevive al ataque, es criada por Mentor y se convierte en la superheroína Dragón Lunar.

Marvel

Pero la historia de Drax en el UCM es diferente. Ronan, el Acusador (Lee Pace), un kree, ejecuta a la familia del que siempre ha sido kylosiano, no habitante de la Tierra, al invadir su mundo al servicio del titán loco. “Ronan asesinó a mi esposa, Hovat, y a mi hija, Kamaria. Los mató donde estaban. ¡Y se rió!”, le espeta con una cólera infinita en el primer volumen de James Gunn a Gamora (Zoe Saldana) y una mano nervuda al cuello de la renegada hija adoptiva de Thanos. En los cómics, honra el apodo que le ponen los parientes de su enemigo. Pero, en las películas, se gana a pulso que se refieran a él como el Destructor cargándose a veintidós individuos a lo largo de la galaxia. Porque, según le dice luego a Rocket (Bradley Cooper), “tanta ira, tanto odio, solo cubrían su pérdida”. Poca broma.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.