Estudia Conmigo
– Jul 12, 2020, 12:30 (CET)

Estudia Conmigo: el fenómeno de ver a otros hincando los codos que triunfa en YouTube

Grabar una sesión de estudio. En esto consisten los vídeos de Estudia Conmigo, el fenómeno que ha llegado a lo más alto durante la cuarentena por el coronavirus.

Un vídeo en el que el 90% del tiempo hay silencio. Lo único que se oye es el ruido de las páginas cuando pasan, el subrayador o el teclado del ordenador. 4 horas así. Y cientos de miles de visualizaciones. Es uno de los vídeos de Estudia Conmigo o Study With Me, un fenómeno que no es nuevo pero que en la cuarentena se ha popularizado. Básicamente, se trata de grabarse estudiando para acompañar a otras personas en sus horas de estudio. En España, los canales como Diario de un MIR o el de youtubers como Angela Walters son algunos de los más famosos, aunque este tipo de contenido se popularizó hace años en Estados Unidos y Asia.

Fedra Venturini es una de las personas que consume estos vídeos desde Argentina, aunque explicó que sigue a youtubers ingleses en su mayoría porque en Latinoamérica no es un fenómeno tan extendido. Sus favoritos son Ruby Granger o Eve Cornwell, que tienen entre 700 y 900.000 visualizaciones en sus vídeos. "Me ayudan a concentrarme porque me hace sentir acompañada. El escuchar el sonido de otra persona, esté en vivo o grabado previamente, te ayuda en la soledad del estudio e incluso diría que incentiva la productividad porque el otro está haciendo sus deberes", indicó Fedra a Hipertextual.

Diario de un MIR es uno de los canales que se ha dedicado a subir vídeos de Estudia Conmigo. Detrás de la página está Pau Mateo, médico y divulgador científico que tiene 94.000 suscriptores. Su primer contenido de este tipo lo subió en verano de 2019, después de utilizar él mismo esta estrategia para estudiar. "Me apetecía devolver a la comunidad la ayuda que yo encontraba", resaltó a este medio.

El objetivo es el mismo que el de la biblioteca, según el médico: estudiar con alguien que está muy concentrado para que eso anime a estudiar aún más. Por eso, añadió, es importante que la persona que se esté grabando se le vea absorto en sus apuntes. Mateo apuesta por la técnica pomodoro, así como muchos otros youtubers alrededor del mundo, para mejorar la administración del tiempo dedicado a una actividad. El método consiste en dividir la rutina de estudio en intervalos de tiempo, que pueden ir de 25 a 35 minutos, por ejemplo, y 5 de descanso.

Diario de un MIR lleva meses subiendo a su canal este tipo de contenido, que algunos denominan studytube, aunque el confinamiento provocado por la crisis del coronavirus ha provocado un aumento en el número de personas que han visto los vídeos. También en la última fase de la cuarentena, cuando se acercaban los exámenes de selectividad, que han tenido lugar en algunas comunidades a principios de julio y en otras los alumnos serán convocados a finales de mes.

"Al tener que estar más tiempo en casa la gente buscaba recursos para no despistarse a la hora de estudiar. Últimamente los vídeos están funcionando mejor y ya tengo preparados 3 nuevos vídeos de Estudia Conmigo".

El médico explicó a Hipertextual que conoció este tipo de contenido a través de una médico coreana que trabaja en Estados Unidos. Y no es el único. Los y las youtubers de este país fueron los pioneros de lo que ahora se ha convertido en un fenómeno. Así fue como Adina vio por primera vez un vídeo de Estudia Conmigo. Seguía a varias yotubers de este país porque, resaltó, su contenido suele muy calmado y aesthetic. En su caso, no consume este contenido por ver a gente estudiando y forzarse a hacer lo mismo, sino porque el ambiente que crean es el que ella necesita para concentrarse. Un entorno que le recuerda a una biblioteca y que ella combina con otras técnicas como el Autonomous Sensory Meridian Response (ASMR).

La comunidad de Estudia Conmigo

A Adina le han ayudado mucho estos vídeos como otros relacionados con técnicas para mejorar el estudio. Pero no a todos les funcionan los mismos métodos. Aitana empezó a encontrar en YouTube los vídeos de Estudia Conmigo al principio de la cuarentena y, a pesar de que lo intentó, decidió que para ella no era una buena estrategia de concentración.

"Para la gente que se distrae fácilmente, este tipo de cosas no son una buena solución", aseveró. Ella es una de estas personas y destacó que necesita estudiar en un sitio especial para ello, como una sala de estudio o una biblioteca, y que haya gente haciendo lo mismo.

"Si me pongo estos vídeos, estoy viendo a una persona estudiar como yo, pero al no estar físicamente en el mismo espacio, no le puede molestar que cierre el vídeo, o que habrá otra pestaña, que coja el móvil, que me vaya a la cocina, juegue con el gato…"

Sin embargo, la youtuber Angela Walters no cree que la finalidad de estos vídeos sea ayudar a los estudiantes a concentrarse como tal porque, comentó para este medio, la mayoría de personas que la ven son estudiantes que han conseguido pasar los cursos sin estos vídeos. "Es decir, son estudiantes que pueden concentrarse por sí mismos". Walters, que empezó a subir los Estudia Conmigo al principio de la cuarentena, cree que la mayoría de personas que consumen estos vídeos lo hacen buscando la compañía en sus horas de estudio.

"Y el apoyo inconsciente que te da el hecho de saber que hay alguien pasando por lo mismo que tú, aunque sea a través de una pantalla".

La youtuber destacó para Hipertextual que el studytube va más allá del simple hecho de "ver a alguien mirando un papel" y que se ha conseguido crear una comunidad no solo para estudiar, también para compartir emociones y frustraciones relacionadas con la vida de estudiante. Esta ha sido parte de la fórmula que ha hecho que Walters haya conseguido hacerse un hueco en este fenómeno. Antes de la cuarentena, no había publicado ningún vídeo de este tipo pero, una vez que lo hizo, recibió una gran acogida.

Sobre todo porque los hacía en directo. De esta manera, podía tanto estudiar como interactuar con sus seguidores y, explicó, hacer el estudio más ameno, "no sólo para ellos, también para mí". El formato funcionó hasta tal punto que se convirtió en una rutina para Walters, que organiza cada miércoles sus sesiones de Estudia Conmigo. "Hemos llegado a ser hasta más de 500 personas estudiando en directo a la vez, algo que no me habría imaginado cuando empecé a hacer este tipo de vídeos. También es cierto que el hecho de que la cuarentena fuese un fenómeno mundial ha favorecido que a parte de estudiantes españoles, estudiantes de otros países como México, Argentina o Perú me pudieran acompañar".

Estudia Conmigo tiene, como todos los fenómenos, tanto seguidores como detractores. Youtubers como Angela Walters explicaron que han recibido muchos comentarios negativos y hasta insultos por publicar estos vídeos. No obstante, Walters afirmó que siempre se quedará con los mensajes de los seguidores que le escriben para decirle que han aprobado gracias a su compañía y apoyo. "(Nos han contado) cómo pudieron sentarse a estudiar aún pasando por situaciones muy complicadas gracias a que estábamos al otro lado de la pantalla".