Cada generación de Gorilla Glass ha venido mejorando sobre la anterior. Quizá era más fino a la misma resistencia, más resistente a golpes o –XOR, más bien– a arañazos. El conflicto llegaba cuando para ser más resistente frente a objetos punzantes tenía que ser más duro, lo cual suele ir acompañado de un material menos flexible y por tanto más fácil de romper. La próxima generación salta sobre esta limitación, Gorilla Glass Victus consigue mejorar en ambas, a la vez.

O al menos eso es lo que dice Corning. Quienes se encontraran con este material protector por pura serendipia ha hecho una buena caja con los cristales de protección en la era del smartphone, siendo la más absoluta referencia, renueva dos años después de presentar Gorilla Glass 6.

Como ya decía mi compañero Antonio hace dos años, Corning olvidaba entonces toda mención a la resistencia a arañazos. Cierto es que, en las últimas generaciones de smartphones, da la sensación de que se vuelven cada vez más y más fáciles de rasgar. Polvo en el bolsillo o la cámara de otro móvil –a menudo más dura que el cristal– es suficiente para darnos un disgusto.

Caídas de dos metros, doble de resistencia frente a arañazos

Con Gorilla Glass Victus, Corning afirma "mejorar significativamente tanto el rendimiento en caídas como frente a arañazos por primera vez en la familia Gorilla Glass". Tanto que es suficiente para romper la serie histórica con una nueva nomenclatura. Esta promete resistir a caídas de hasta dos metros y hasta el doble de resistencia frente a arañazos.

Resistencia a arañazos del Corning Gorilla Glass Victus
Corning

La empresa compara su nuevo producto con otros productos de la competencia. Como la referencia son ellos mismos y probablemente vayamos a decidir no entre marcas, sino entre generaciones de esta protección, quizá vale más la pena centrar la atención en este sentido.

Gorilla Glass 6 prometía resistencia a hasta 15 caídas de 1 metro en superficies duras. La generación anterior, Gorilla Glass 5, prometía resistencia a caídas de hasta 1,6 metros. Gorilla Glass 5 sube por tanto hasta los dos metros la resistencia en el lanzamiento contra superficies duras.

Resistencia a presiones del Corning Gorilla Glass Victus
Corning

Todo ello mientras sostiene el doble de resistencia frente a arañazos. Esto significará tanto menos rayaduras en cantidad como menor profundidad en las que consigan abrirse paso. De lo que no hay mención es de si para esta mejorada resistencia será necesario un recubrimiento idénticamente grueso, aunque se presupone que sí.

Curiosamente además, Corning da una cifra de su éxito. Nada menos que 8.000 millones de dispositivos han incorporado alguna de sus protecciones Gorilla Glass. Esto es, más de una por cada humano en la Tierra hoy. No está mal, teniendo en cuenta que la rotura de pantallas supone una de las principales razones de renovación de un dispositivo que, por lo demás, podría seguir funcionando y puede salir caro. Tanto al bolsillo como al medio ambiente.