La audiencia con los directivos de cuatro de las grandes tecnológicas estadounidenses, del Big Tech americano, tiene lugar hoy, miércoles 29 de julio, para intentar algo más de luz sobre la influencia que realmente tienen sobre la política y la sociedad.

Los CEO, o directores generales de Google, Amazon, Facebook y Apple responderán a las preguntas de los representantes del congreso de los Estados Unidos. Respectivamente, Sundar Pichai, Jeff Bezos, Mark Zuckerberg y Tim Cook darán explicaciones sobre sus plataformas y la posición dominante que ostentan en el mercado digital, ante el cada vez más presente debate que pone sobre la mesa la posibilidad de 'romperlas'. Salvo por Bezos, el resto de directivos ya han prestado declaraciones ante los organismos oficiales en el pasado.

Cuándo y cómo verlo

Si bien en un primer momento estaba fijado para el pasado martes, el evento se reprogramó para hoy, miércoles 29 de julio, al mediodía de la parte más oriental de Estados Unidos. Podrá ser visto online, a través de una retransmisión en YouTube, a las siguientes horas equivalentes:

  • 11:00 horas en México, Ecuador y Colombia
  • 12:00 horas en Estados Unidos y Chile
  • 13:00 horas en Argentina
  • 18:00 horas en España peninsular (17:00 en Canarias)

El arco argumental de las 'Big Tech'

Los argumentos de las grandes tecnológicas frente al creciente escrutinio por parte de las autoridades de todo el mundo es más bien predecible y consonante con múltiples declaraciones previas. No lo son, no obstante, la totalidad de las preguntas que les serán formuladas.

Algunas de estas empresas ya han hecho pública su postura oficial, incluso antes de la audiencia. Es el caso de Amazon, que ha publicado una declaración de su CEO en el blog de la compañía.

No obstante, y tal y como apunta el New York Times, el argumentario de las cuatro compañías está bastante definido incluso en los casos en los que no se ha publicado todavía una postura. Que sus negocios son relativamente pequeños frente a otros, que compiten en un mercado con competencia directa y que, al fin y al cabo, quienes se benefician de sus productos y servicios son los usuarios, especialmente los norteamericanos.

Lo cierto es que, sea cual sea la discusión que tenga hoy finalmente lugar, la probabilidad de que estas empresas sean reguladas de una forma contundente a partir de ella es realmente baja. Así lo afirman medios como Vox, que apunta a que cualquier avance en estas direcciones será realizado fuera de las cámaras.

Los grandes grupos de presión, o lobbies, de estas empresas estarían negociando más probablemente a puerta cerrada los cambios legislativos que puedan, efectivamente, cambiar el papel cada vez más central en la vida y la política de los ciudadanos de Estados Unidos y el mundo.