Mercedes-Benz ha anunciado la segunda generación de su sistema MBUX, de información y entretenimiento –infotainment–. Este llega acogiendo finalmente la pantalla táctil como interfaz de interacción humano-máquina. Lo hará en el próximo Clase S, uno de los vehículos más grandes y lujosos de la marca, en su edición de 2021.

Sigue así los pasos de fabricantes como Tesla, que apostaron hace año por un panel de control táctil que centralizará todo el input, ahora digital, y muestra de información y reproducción de contenido multimedia.

El panel táctil, ahora sí, protagonista en los Mercedes-Benz

El sistema MBUX –acrónimo de Mercedes-Benz User eXperience– fue desvelado hace ahora dos años y medio. Aunque a comienzos de 2018 ya introdujeron una pantalla táctil generosa para el sistema de navegación, esta toma ahora todo el protagonismo en el salpicadero.

La nueva pantalla monta un panel táctil de 12,8 pulgadas en tecnología OLED. Este incluye un feedback háptico, de forma que al realizar pulsaciones podamos tener una confirmación de que se ha hecho sin tener que mirar la pantalla.

Otra gran diferencia con paneles previos es la situación de este, que ahora se encuentra separada del propio salpicadero y a la derecha del volante. La inclusión de esta pantalla táctil supone, según la cifra que proporciona Mercedes-Benz para el próximo Clase S, en 27 teclas físicas menos.

Mercedes-Benz

El fabricante alemán afirma que el nuevo sistema reconoce hasta 20 comandos de voz al decir 'Hey Mercedes' en hasta 27 idiomas. Asimismo, Mercedes-Benz sitúa tras el volante una pantalla estereoscópica, con efecto 3D. Además, afirma que se podrán montar un máximo de hasta tres pantallas en la parte trasera. Todo este sistema viene alimentado por un potente equipo que incluye un 50% más de potencia de procesado, 16 GB de RAM y 320 GB de almacenamiento SSD. Será también posible actualizar su software mediante descargas 'over-the-air', vía Wi-Fi.

La primera versión de MBUX estaba presente, tal y como apuntan desde The Verge, en el coche más futurista de la marca. El EQC incluía esta pantalla táctil, aunque todavía mostraba una buena cantidad de botones físicos. Es solo ahora cuando el fabricante alemán se deshace de buena parte de ellos.

Recientemente, Mercedes-Benz y BMW ponían punto y a parte a su colaboración por un sistema de conducción autónomo único sobre el que unían fuerzas. Parece claro que en este sentido tocará esperar más de lo inicialmente pensado para que sus coches se conduzcan solos.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.