macOS Big Sur es una de las actualizaciones más importantes de Apple en toda la década. Supone el primer paso hacia la transición a Apple Silicon y, además de las implementaciones especiales, también ha sufrido un rediseño en la mayoría de sus aspectos estéticos. No obstante, una de las grandes novedades del nuevo sistema operativo de Apple tiene que ver con sus actualizaciones.

En este sentido, Big Sur incluirá un nuevo sistema de actualizaciones que acelerarán su instalación para mantener al día el S.O. de una forma algo más transparente, rápida y segura para el usuario. Aunque no se conocen los detalles técnicos, Apple ha confirmado que el sistema de actualizaciones de macOS Big Sur será diferente y más eficiente que hasta ahora, tal como se puede leer en su sitio web.

macOS Big Sur: actualizaciones más rápidas y transparentes

Una vez que se instala macOS Big Sur, las actualizaciones de software comienzan en segundo plano y se completan más rápido que antes, por lo que es más fácil que nunca mantener su Mac actualizado y seguro.

Lo que sí parece es que esto es una consecuencia del nuevo diseño del volumen del sistema. Apple ahora firmará cripgráficamente el sistema operativo, lo que supone que será en todo momento consciente de sus dimensiones y especificaciones, y que por tanto, puede aplicar actualizaciones en segundo plano de una forma más eficiente:

macOS Big Sur presenta un volumen de sistema firmado criptográficamente que protege contra la manipulación maliciosa. También significa que su Mac conoce el diseño exacto del volumen de su sistema, lo que le permite comenzar las actualizaciones de software en segundo plano mientras trabaja.

Ahora está por ver cómo se traduce eso para el usuario. Si la época de los reinicios a la hora de actualizar el sistema se han terminado o si bien esto solo significará menores tiempos de espera en la descarga y actualizaciones del sistema.

Sea como sea, también sería interesante llevar este sistema de actualizaciones el iPhone y Apple Watch, que tras todos estos años, sus actualizaciones son tremendamente lentas, tanto en la descarga como en la fases de preparación e instalación, sobre todo en el caso del reloj de Apple.