Es un secreto a voces que Microsoft no prepara una sola consola de próxima generación, sino dos. La primera de ellas es la Xbox Series X, la cual conocemos desde el año anterior de manera oficial. Sin embargo, los de Redmond también trabajan en un segundo hardware de menor rendimiento y más económico: Xbox Lockhart. Hoy el portal The Verge se hizo eco de las especificaciones técnicas de la que también es conocida como Xbox Series S.

Según el mencionado medio, las características fueron obtenidas desde el kit de desarrollo de la Xbox Series X, pues este tiene una modalidad que puede replicar el rendimiento de la Xbox Series S. Así pues, la consola ofrecería 7,5 GB de memoria RAM utilizable, un CPU de menor velocidad y una GPU con un rendimiento de hasta 4 Teraflops, aproximadamente. La hermana mayor, como ya sabemos, alcanza los 16 GB de RAM (13,5 utilizable) y 12 Teraflops para la GPU.

La fuente explica que la modalidad Lockhart permite a los desarrolladores medir el rendimiento de sus juegos en ambas consolas. Mientras la Xbox Series X será capaz de ofrecer títulos con una resolución 4K, la Xbox Series S se quedaría en 1080p o 1440p. Esta última es una resolución bastante popular en los videojuegos para PC, así que son cifras nada despreciables para un hardware que llegará al mercado a un precio asequible. Reportes previos apuntan a 200 dólares.

Microsoft nunca se ha pronunciado sobre la Xbox Series S, sin embargo, existen varias pistas que aseguran su existencia. En primer lugar, la compañía registró la marca "Xbox Series", dejando abierta la puerta a varias consolas de próxima generación. Ellos mismos reconocieron que el nombre "Series" les permitiría ofrecer otros modelos en el futuro. Por otra parte, recientemente un desarrollador encontró una mención a Lockhart en el código del sistema operativo de la Xbox One:

The Verge cree que la Xbox Series S se lanzará al mismo tiempo que la Xbox Series X, es decir, durante el último trimestre de 2020. Si la información es correcta, entonces su presentación oficial es inminente. Recordemos que Microsoft planea celebrar otro evento de Xbox durante julio, aunque todavía no revelan la fecha concreta. El objetivo de la compañía sería ofrecer una propuesta barata que permita a los consumidores adentrarse a la próxima generación sin desembolsar tanto dinero, pero sacrificando el potencial técnico. Desde luego, todos los juegos serían compatibles con las dos consolas.