¿Preparado para un nuevo live action de Disney Plus? Lo estés o no, al parecer la compañía no se detendrá en lo que sin duda es una revisión de cada uno de sus clásicos animados, reversionados para una nueva generación de fans. En esta ocasión, regresaremos a Prydain, gracias a un posible proyecto de un reboot del clásico Taron y el caldero mágico.

La película número 25 de los clásicos animados del estudio y que, en su momento, no tuvo tanto éxito como otros de los proyectos de la casa Disney.

<a href="http://href="https://disneyplus.bn5x.net/zYY7m">Taron y el caldero mágico es la más reciente película del catálogo Disney en logra un reboot en live action, con lo que se une a Atlantis, Hercules y The Snow Queen, todas en desarrollo y dentro de una posible agenda de producción y estrenos que se extiende a los próximos dos años. Si bien no hay detalles disponibles para Atlantis, los directores de Avengers: Endgame, Joe y Anthony Russo, estarán produciendo Hercules con Shang-Chi y Dave Callaham (Legend of the Ten Rings) escribiendo el guion.

Por extraño que parezca, a excepción de Hércules, todas las nuevas producciones en agenda del estudio responden a una característica específica: fueron éxitos menores o no tuvieron un real éxito en taquilla. Lo anterior hace suponer que quizás Disney planea una colección de clásicos sin la repercusión de sus películas más famosas en un intento de soslayar los duros meses siguientes a la reactivación de las proyecciones en cine, que se espera sean complicados debido al cierre de circuitos de distribución y a la poca afluencia de público a las salas. Un fenómeno que podría extenderse al menos medio lustro una vez terminada la cuarentena.

Taron y el caldero mágico: éxito sin mucha inversión

El rumor sobre Taron y el caldero mágico que difundió el escritor Daniel Ritchman refuerza la hipótesis e indica que Disney se prepara quizás para la temporada pos pandemia con una serie de estrenos menores. Lo que podría sugerir que la compañía dedicaría una parte de su esfuerzo en mantener vivo el interés sobre sus producciones sin correr riesgos de taquilla o de proyección en medio de un mercado incierto. Después del obligatorio parón del mundo del espectáculo debido a la emergencia sanitaria del coronavirus, todo parece indicar que la mayoría de los estudios estudian de manera concienzuda una estrategia que les permita sobrevivir a los primeros meses de reactivación.

Ritchman no aclaró si el futuro proyecto sería en realidad una película, aunque cabe suponer que lo será después de los más recientes éxitos de taquilla del estudio. Sin casting ni fecha para el comienzo de producción, el rumor apunta a las medidas inmediatas que tomará Disney para enfrentarse al incierto escenario que atravesará Hollywood. No obstante, la elección de Taron y el caldero mágico es una señal evidente que la compañía analiza la forma de retomar el impulso sin sufrir pérdidas considerables, por lo que es probable que el futuro estreno sea parte de un plan más amplio para incorporar producciones pequeñas en el calendario de estrenos.

La historia detrás del caldero

taron y el caldero magico

Lanzada en 1985, Taron y el caldero mágico acumula una historia de tropiezos antes de su estreno en el cine.

Dirigida por Ted Berman y Richard Rich, fue un fracaso de taquilla y marcó un hito dentro de una época muy poco productiva y creativa de la compañía. A pesar de su cuidada estética y sus innovaciones — fue la primera película del estudio en incluir imágenes generadas por ordenador — , la producción dejó claro que la compañía necesitaba un nuevo impulso en pantalla y además replantear lo esencial de la división para animación de la empresa.

Basada de manera libre en los dos primeros libros en The Chronicles of Prydain de Lloyd Alexander, la historia contiene sustanciosos elementos de mitología galesa que la adaptación intentó simplificar para el consumo de un público más amplio. Lo que provocó críticas y el rechazo de los fanáticos de la versión literaria.

La serie de cinco libros fue publicada entre 1964 y 1968 y ganó el Newberry Honor de 1966 y la Medalla Newbery de 1969. La película se enfoca en Taran, un joven criador de cerdos que junto con la princesa Eilonwy, la bardo Fflewddur Fflam y la criatura salvaje Gurgi lucharán para destruir el caldero negro antes que el Rey Cornudo pueda apoderarse del artefacto mágico.

No obstante, ya fuera por la poco atinada combinación de animación tradicional y digital o la baja calidad de su guion, la película se convirtió en un descalabro de taquilla, que no fue incluso de cubrir el costo de producción. Con un presupuesto de entre 25 y 44 millones de dólares (una suma considerable para la época), el film recaudó apenas 21,3 millones, lo que fue un golpe considerable a la división de animación de la compañía, y a la estructura interna de su apartado cinematográfico.

El VHS lo salvaría todo

El bajo rendimiento llevó a Disney a incluso reconsiderar su lanzamiento en vídeo casero y no lo hizo hasta el año ’98, cuando casi de manera espontánea se convirtió en un clásico de culto.

El éxito tardío convirtió a Taron y el caldero mágico en un curioso clásico de considerable repercursión a nivel doméstico: su versión para el mercado del vídeo superó los mejores estrenos de la compañía (incluso por unos meses a la célebre Sirenita) y después convirtió a la película en una de las vistas en el canal televisivo de la compañía.

El extraño fenómeno podría explicar su selección para las próximas producciones a llevarse a cabo, que se unirán a una serie de otros remakes Live Action de considerable repercusión en taquilla. Si deseas disfrutar de la película ahora mismo, puedes encontrarla en el catálogo de Disney Plus.