El catálogo de Disney Plus se ha convertido en una fuente inagotable de sorpresas y hallazgos inolvidables para los fans. Por supuesto, entre la considerable cantidad de contenido de su catálogo, no podían faltar los más recientes éxitos del estudio: los remakes live action de sus clásicos más emblemáticos. Te contamos cuáles podrás encontrar en su plataforma online:

La Dama y el Vagabundo (Charlie Bean -2019)

La reinvención del clásico de 1955, que recrea la conocida historia con animales digitalizados y una trama descafeinada, fue una de las novedades que incluyó el catálogo Disney Plus desde su lanzamiento. Con las voces de Tessa Thompson como Dama y Justin Theroux como el vagabundo, la película carece del brillo y sobre todo de la ternura de su versión original. Pero aún así rescata algunos de sus momentos más entrañables en varias escenas que los fans de corazón disfrutarán, quizás hasta las lágrimas.

¿Para el recuerdo? La pareja de canes que deja claro que Disney Plus se toma muy en serio el tema de la inclusión.

https://disneyplus.bn5x.net/ZaVmK

Aladdin (Guy Ritchie — 2019)

La película dirigida por Guy Ritchie tuvo que enfrentarse a la polémica temprana al intentar sustituir al inolvidable Robin Williams como el mago de piel azul que conquistó a toda una generación.

Nadie parecía estar a la altura de los recuerdos de la infancia del público y mucho menos, del despliegue de talento que el actor utilizó para crear uno de los personajes emblemáticos de la factoría Disney. Después, la selección de Will Smith y su aspecto corriente, levantaron las críticas y quejas de los fans, que seguían recordando a uno de los personajes más carismáticos de los clásicos animados del estudio con especial cariño. Al final, el film del director británico superó por poco las expectativas y llevó a la pantalla grande un espectáculo familiar, que agradó a la audiencia e incluso llegó a sacarles varias carcajadas.

Dumbo (Tim Burton — 2019)

Al parecer a Disney le cuesta aprender las lecciones y volvió a traer a Tim Burton para una nueva versión de una de sus películas clásicas. En esta ocasión se trató de la inolvidable, conmovedora y favorita de toda una generación: Dumbo. Una película que en manos del director terminó por convertirse en un inclasificable épica melodramática sobre la libertad y la bondad. Sin embargo, la película tiene cierto encanto y si no tienes otra selección inmediata, seguramente disfrutarás de esta versión tristona de una de las grandes películas de Disney.

Christopher Robin (Marc Forster — 2018)

Nadie podría predecir la forma en que este pequeño oso digital en busca del niño interior de Ewan McGregor conquistaría el corazón del público. Para sorpresa de una audiencia desconfiada, se trata de un meditado recorrido a través del mundo imaginado por el escritor Alan Alexander Milne, que Foster dota de una rara belleza y melancolía. Te lo aseguramos, alguna de sus escenas te harán llorar.

La Bella y la Bestia (Bill Condon — 2017)

Sí, todos lo sabemos: la versión original es insuperable, pero la película de Condon hizo un buen intento de recuperar para toda una nueva generación, la magia de la historia de amor entre una inteligente joven y un monstruo terrible. Y aunque la película es un calco casi plano a plano de la animada, pierde en el trayecto la elegante belleza que sorprendió al público en la década de los noventa. Con todo, resulta una película con grandes momentos y una banda sonora más disfrutable.

Cenicienta (Kenneth Branagh — 2015)

Se trata del mejor remake de Disney hasta la fecha, con un elenco extraordinario y quizás una de las escenas de baile más asombrosas y elegantes de esta nueva colección de reinvenciones de los clásicos del estudio. Para el recuerdo, el extraordinario traje azul de Lily James, que logró capturar la imaginación de buena parte de la audiencia y cautivar incluso a los más nostálgicos.

Maléfica (Robert Stromberg — 2014)

Maléfica es una de las grandes villanas de la factoría Disney y, sin duda, merecía su propia película. Encarnada por Angelina Jolie, está hada herida en busca de venganza convierte la historia de fondo del personaje en una búsqueda de identidad salpicada de algunos momentos dulces. El film tuvo un tibio recibimiento, una respetable taquilla e incluso una secuela estrenada el año pasado. Aun así, seguramente los nostálgicos continuarán echando de menos al personaje original en toda su brillante y elegante maldad.

Alicia en el País de las Maravillas (Tim Burton — 2010)

Cuando se anunció que Tim Burton llevaría la pantalla grande una nueva versión del clásico de Lewis Carroll, los fans se llenaron de una saludable expectativa por lo que el emblemático director podía crear para el mundo surrealista, inquietante y por momentos desconcertantes de Wonderland.

No obstante, la película terminó por ser una extraña colección de rarezas, además de un paisaje lóbrego no demasiado inspirado que decepcionó a buena parte del público. Pero a pesar de eso, la película tiene el curioso honor de haber convertido a la clásica Alicia en un icono feminista y además de refrescar la historia para toda una nueva generación, a quien no le importó demasiado las críticas sobre el guion blando y los incoherentes giros argumento.

101 Dálmatas (Stephen Herek — 1996)

Glen Close es una de esas actrices capaces de crear extraordinarios personajes con lo que parece mínimos esfuerzos. Y para 1996, la actriz fue la selección obvia para encarnar a la malvada, excéntrica y definitivamente enloquecida Cruella de Vil. Se trató de un éxito inmediato: la presencia de Close sorprendió a quienes miraban con desconfianza la reinvención de uno de los clásicos más tiernos del estudio y sostuvo a un guion no demasiado sólido.

Al final, la película resultó un éxito y demostró también que la maravillosa actriz seguramente estaba pasando el mejor momento de su vida al interpretar a la villana del mechón blanco.

102 Dálmatas (Kevin Lima — 2000)

Una de esas extrañas películas que todavía nadie comprende muy bien cómo llegó a producirse. No obstante, es evidente que Disney quiso darle continuidad y realce a una de sus villanas icónicas, aunque el argumento sobre los adorables perros dálmatas termina relegado a un segundo y superficial plano. A pesar de eso, la película es lo suficientemente encantadora como para conservar parte de la esencia de la versión original y su predecesora de 1996. Además, Glen Close es fabulosa como Cruella de Vil y solo por ella vale la pena echarle un vistazo a este, por momentos, tedioso film.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.