La polémica en torno a J.K. Rowling continúa. Y es que el pasado 6 de junio de 2020, comentó un artículo sobre el sitio Devex, en el que hacía mofa del título de dicha entrada, aparentando que no recordaba la palabra "mujer". Las cosas no quedaron ahí y el asunto escaló. Además de levantar los ánimos en Twitter, algunas personalidades le respondieron a la autora. La primera de ellas fue Katie Leung, quien interpretó a Cho Chang en las películas de Harry Potter. Más tarde sería el protagonista de Animales Fantásticos: Eddie Redmayne y, por último, acaso el más sonado: Daniel Radcliffe. El actor que dio vida al querido personaje de Harry.

A pesar de los posicionamientos de las estrellas de las películas inspiradas en su obra, parece que la autora británica todavía tiene mucho que decir. Publicó un artículo en su sitio personal en donde explica no solo su interés en el tema, sino también el hecho de que las personas transgénero es algo que le preocupa y ocupa. En dicho ensayo dice que está preocupada por el "activismo trans" y que es necesario dar voz las personas que están preocupadas por el impacto de este activismo en las nuevas generaciones.

Las polémicas palabras de J.K Rowling

Antes que otra cosa, Rowling hace un repaso por las diversas polémicas que se han levantado en Twitter a raíz de sus posicionamientos. Sin embargo, pronto da algunas razones de su preocupación en el tema, y es "la explosión actual del activismo trans". Lo dice de esta forma:

La explosión actual del activismo trans insta a la eliminación de casi todos los sistemas robustos que los candidatos para la reasignación tenían que pasar. Un hombre que tenga la intención de no operarse y no tomar hormonas puede ahora obtener un certificado de reconocimiento de género y ser una mujer ante la ley.

Más adelante, Rowling critica al propio gobierno escocés de presentar una ley para reconocer como mujeres a estas personas. Y que por tal motivo se extenderían sus derechos a las instalaciones públicas:

Cuando abres las puertas de los baños y los vestuarios a cualquier hombre que cree o siente que es una mujer. Y, como he dicho, los certificados de confirmación de género ahora se pueden otorgar sin necesidad de cirugía u hormonas. Entonces abres la puerta a todos y cada uno de los hombres que deseen entrar. Esa es la simple verdad.

Los fans y los críticos

La autora cuenta que debido a sus posicionamientos e ideas se le ha catalogado de muchas formas: como TERF, por su acrónimo en inglés de Feminista Radical Trans-Exclusionaria. Además de, claro, majaderías e incluso acusó de que alguien le dijo que era "Voldemor en persona".

Rowling muestra una aguda reflexión en su posicionamiento, eso es innegable. Sin embargo, pronto respalda sus ideas con sus vivencias personales. Dice que cuando ella era adolescente le habría gustado ser niño debido a las presiones sociales que todas las mujeres sufren y que, a fin de cuentas, su padre quería un hijo varón. Pero, agrega, que al no haber opciones para ello aprendió a aceptar su papel como mujer.

Por otro lado, enumera algunas otras razones al respecto: que el nuevo activismo trans impacta en sus programas filantrópicos, pues sostiene está "buscando erosionar la definición legal de sexo y reeplazarlo con género". Aludió a que ella es una exmaestra fundadora de una organización benéfica para niños y que lo que le interesa es tanto la educación como la protección de los niños. Señaló:

Me preocupa la gran exposición de las mujeres jóvenes que desean hacerse la transición. También el número cada vez mayor de personas que parecen estar en destransición (volviendo a su sexo original). Porque lamentan haber tomado medidas que, en algunos casos, han alterado sus cuerpos irrevocablemente y les quitado su fertilidad. Algunos dicen que decidieron hacer la transición después de darse cuenta de que se sentían atraídos por personas del mismo sexo. Y que la transición fue impulsada en parte por la homofobia, ya sea en la sociedad o en sus familias.

Los daños del activismo trans según Rowling

Dan Hallman/Invision/AP

J.K. Rowling menciona que, tan solo en el Reino Unido, se ha elevado un 4400% los casos de niñas que son derivadas para el tratamiento de transición. Dijo que no solo en ese país, sino que en Estados Unidos se presentó el mismo fenómeno. Hacia el final del largo documento, J.K Rowling señala:

Quiero ser muy clara aquí: sé que la transición será una solución para algunas personas con disforia de género. Aunque también estoy al tanto a través de una extensa investigación que los estudios han demostrado consistentemente que entre el 60 y el 90% de los adolescentes con disforia de género crecerán a partir de su disforia.

Así pues, J.K. Rowling vuelve a salir en defensa de sus posicionamientos. Cosa que ha causado conmoción en el fandom de Harry Potter, y en general en los seguidores de la autora. Y es que el largo alcance de su audiencia impacta a millones de personas alrededor del mundo, en donde se lucha día a día por los derechos del colectivo LGBTQ. Y, sin duda, estos comentarios y polémicas les impactan gravemente.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.