Google vuelve a hacer sonar la alarma ante el proceso electoral que se avecina en Estados Unidos. Según Shane Huntley, al cargo del Grupo de Análisis de Amenazas de Google, han detectado recientes amenazas por parte de hackers chinos e iraníes.

Estos hackers tenían como objetivo a los miembros de las respectivas campañas republicana y demócrata en su carrera por la presidencia en 2020. De acuerdo a Huntley, el grupo chino tendría como objetivo a Joe Biden, el probable candidato demócrata, mientras que el grupo iraní está atacando a la campaña de Donald Trump, candidato por el partido republicano.

Hackers chinos e iraníes, se unen a una campaña que se espera movida

El procedimiento en ambos casos sería el phising, esto es, hacerles llegar contenido suplantado para conseguir información y credenciales de acceso a distintos servicios. El investigador afirma que no hay signos de que hayan tenido efecto, pero advierte a los individuos directamente implicados en el proceso electoral. Recomienda activar sistemas de protección como la autenticación en dos pasos o su sistema de protección avanzada.

No es la primera vez que se producen ataques de este estilo durante un proceso electoral. Ya en 2016, atacantes de origen ruso se hicieron con el control de las comunicaciones personales de John Podesta, el director de campaña de Hillary Clinton.

El investigador de Google, que revela esta información sobre los nuevos hackers chinos e iraníes, recuerda los peligros de los sofisticados ataques respaldados por gobiernos. En esta ocasión, parece que las amenazas rusas no estarán solas, por lo que es relevante que actúe rápidamente.

Representantes de la campaña de Joe Biden afirman que están "al tanto de los reportes desde Google de que un actor extranjero ha hecho intentos sin éxito por acceder a las cuentas de email personales" de su personal de campaña. Añaden que han "sabido desde el principio de nuestra campaña que seríamos objeto de tales ataques y estamos preparados para ellos".

Es todavía una incógnita por qué desde China estarían apuntando a la candidatura que se opone a Trump, mientras que desde Irán miran al gobierno estadounidense. Desde el NYT consideran que las perspectivas de Biden al tanto de las tensiones entre China y Estados Unidos serían todo un misterio para Pekín. En este supuesto y si Biden se hiciera con la victoria, sería estratégico para el gigante asiático.