La Fuerza Aérea de los EE.UU. anunció sus planes para efectuar un ejercicio de combate aéreo entre un dron y un piloto humano. De acuerdo con Jack Shanahan, jefe del Centro de Inteligencia Artificial del Pentágono, investigadores de las fuerzas armadas diseñan una aeronave autónoma que probarán el próximo año.

La idea de la Fuerza Aérea con este ejercicio es comprobar si un jet no tripulado puede hacer frente a un piloto experimentado. El departamento de investigación de trabaja desde 2018 en un proyecto liderado por Steve Rogers — sabemos lo que piensas pero no, no es Capitán América.

El objetivo a largo plazo es insertar tecnología de aprendizaje automático en un F16, para después expandirla a aviones caza más avanzados. La idea de Rogers y su equipo es que el sistema pueda tomar decisiones de manera inmediata gracias a las millones de horas de tiempo de entrenamiento.

Los pilotos actuales tienen unas dos mil horas de experiencia en el aire, por lo que una IA sería capaz de actuar "en una línea de tiempo en la que los humanos ni siquiera puedan comenzar a pensar", según Rogers. De acuerdo con el General Shanahan, el equipo de investigación está probando los límites de la inteligencia artificial en el uso militar y cree que las máquinas vencerán a los humanos.

El avión no tripulado de la Fuerza Aérea se enfrentará en julio de 2021 a un humano. Si el ejercicio es exitoso, el ejército implementaría más soluciones con inteligencia artificial a su catálogo.

Los drones son el futuro, según Elon Musk

Boeing Loyal Wingman

Mientras el plan del ejército es implementar esta tecnología en jets F-35 y F-22 en un futuro, otros piensan que la era de los aviones de combate quedó en el pasado. Elon Musk declaró durante un simposio de la Fuerza Aérea que las aeronaves no tripuladas son el futuro, aunque considera que es peligroso.

El jefe de SpaceX comentó en Twitter que un F-35 no podría competir con un dron operado a distancia que sea potenciado por maniobras aumentadas.

Si bien las fuerzas armadas trabajan en el desarrollo de aeronaves no tripuladas, la presencia de aviones y bombarderos pilotados por humanos es algo que no cambiará en mucho tiempo. La idea de la Fuerza Aérea es que un avión tripulado sea quien de la orden en un escenario de combate, mientras que los drones operados a distancia serán parte del equipo ejecutor.

Hace unas semanas Boeing presentó un avión autónomo de combate que es capaz de volar a lado de otros jets para ofrecer soporte. El Loyal Wingman utiliza inteligencia artificial para efectuar acciones de navegación, al mismo tiempo que es controlado vía remota por un operador. Esta es la combinación de la que habla Musk, en la que la IA ayudaría a colocar al dron en la posición correcta y anticipar movimientos antes de una instrucción.