Boeing reveló su avión autónomo de combate Loyal Wingman que, haciendo honor a su nombre, es capaz de volar a lado de otros jets para ofrecer soporte. La aeronave fue diseñada para la Real Fuerza Aérea Australiana (RAAF) y utiliza inteligencia artificial para efectuar acciones de navegación a la vez que puede ser controlada por un operador.

De acuerdo con The Drive, el Loyal Wingman no es completamente autónomo, sino que combina inteligencia artificial con un sistema de control a distancia que puede gestionarse desde una interfaz de escritorio. La IA del dron ayudaría a sobrellevar tareas de navegación para ubicarse en la posición correcta y anticipar movimientos antes de una instrucción.

El Loyal Wingman mide 11,5 m de largo y tiene una nariz que puede acomodar una gran variedad de cargas útiles. El dron puede llevar un sistema de búsqueda o seguimiento infrarrojo, radares, puertas de enlace de comunicaciones o sistemas de láser defensivos. Estas cargas son intercambiables y pueden ajustarse durante la misión gracias a su sistema modular de cierre rápido.

Loyal Wingman: pensado para volar y pelear junto a otros jets tripulados

Boeing Loyal Wingman

El Loyal Wingman es la primera de tres aeronaves no tripuladas del Airpower Teaming System, un sistema de trabajo en equipo que apoyará otros aviones en misiones específicas. La idea es ampliar una fuerza de reacción sin invertir millones comprando aviones de combate, e incluso servir como "escudo" para evitar que los jets tripulados sean alcanzados por el fuego enemigo.

Shane Arnott, director de Boeing Phantom Works International, aseguró que el dron está diseñado para volar y pelear junto a otras aeronaves como jets de combate, aviones cisterna, sistemas de reconocimiento y más, así como también de brindarles protección.

Un Loyal Wingman que cuesta unos cuantos millones de dólares, protegería a aviones de combate que pueden costar hasta 100 millones de dólares cada uno. El objetivo de Boeing es crear un sistema asequible que pueda ser comprado en masa para demostrar superioridad en el espacio aéreo.

Las tres aeronaves que conforman el Airpower Teaming System no son prototipos y serán construidos en Australia bajo un proceso de producción automatizado. El equipo responsable de Boeing considera a esto como un impulso histórico para crear un nuevo paradigma para aviones de combate no tripulados.

Hasta ahora se desconoce el precio del Loyal Wingman, aunque la empresa pretende que sea competitivo y podría rondar por los 2 millones de dólares. Una característica importante es que cuenta con arquitectura abierta, por lo que los clientes podrán diseñar cargas útiles para integrarlas en la nariz del dron.

👇 Más en Hipertextual