En julio de 2018 se estrenó en Netflix un stand up sorprendente: Nanette, de la comediante Hannah Gadsby. Desde su lanzamiento, el show levantó toda clase de opiniones, pero sin duda no dejó indiferente a todo aquel que lo vio. Gadsby es una comediante sorprendente, impactante y ha regresado con un nuevo espectáculo: Douglas. Acá hablamos de su maravillosa nueva presentación y de la gran comedia que está haciendo Gadsby. Sin spoilers.

Douglas es, tal como Nanette, un espectáculo inolvidable. Los temas que toca y, sobre todo, cómo lo hace Hannah Gadsby, nos harán disfrutar este show. Ya sea porque nos hace reír, nos conmueve, nos hace enojar, pero sobre todo porque nos hace pensar. Uno de los puntos fuertes de la comedia de Gadsby es que toca temas muy manidos y los hace brillar, pero también aborda temáticas aparentemente simplonas y nos demuestra que hay mucho que aprender de todo lo que nos rodea.

El genio de Hanna Gadsby brilla de nuevo

Hannah Gadsby Comedy Special 2020

La comediante australiana de 42 años regresa al escenario para deleitar a su público con un nuevo espectáculo. Desde que aparece en escena nos daremos cuenta de que aquello será inolvidable. No estaremos equivocados. Tal como sucedió en Nanette, Gadsby nos dejará atónitos con su humor hilarante y sus reflexiones sorprendentes. Sin embargo, vale la pena decir que no volveremos a los mismos terrenos de Nanette, ni de la misma forma.

Sin duda, ha de ser muy complicado superar una marca personal tan alta, pues el éxito de Nanette fue total. Gadsby lo sabe, todos lo sabemos, así que pronto habla de ese "elefante en la habitación". Ella incluso ironiza sobre sí misma por "haber puesto todos sus traumas en una sola canasta", aludiendo a los temas que tocó en Nanette y el tremendo éxito que tuvo el show. Sin embargo, pronto nos dice y demuestra que Douglas es una presentación muy diferente y que tiene su propio encanto.

Hannah Gadsby es una comediante extraordinaria por su "malicia", ella sabe lo que está haciendo en el escenario y saca provecho de todos los momentos. Douglas está escrito con un manejo extraordinario del humor, la ironía y de la retórica en sí, pues utiliza diversos recursos que nos resultarán divertidos e inteligentes. Desde el principio la comediante sabe llevar a su público, incluso juega con él, pues en la introducción incluso cuenta todo lo que va a suceder durante el show. Una verdadera genialidad.

De 'Nanette' a 'Douglas'

Cuando se estrenó Nanette, mucho se habló de "la historia con valor" que compartió Hannah Gadsby con su público. Y es que contó parte de sus dificultades para "salir del clóset", pero también de la discriminación, abuso, e incluso violaciones, que sufrió por ser homosexual. Esto, por una parte, la colocó como un testimonio tremendo de lo que viven las personas de la comunidad LGTBIQ, pero también fue objeto de duras críticas. "Todas de hombres, qué raro", comenta en Douglas.

‘Nanette’, la estremecedora «historia con valor» de Hannah Gadsby en Netflix

Sin embargo, Hannah Gadsby está lejos de imitar los pasos de su exitoso show, sino que ofrece un espectáculo de comedia diferente, incluso un tanto más conservador en cuestión de formato, pero totalmente recomendable. En el show de poco más de una hora Gadsby juega con todo: los tipos de chistes que hay, los "anzuelos" que los standuperos avientan para conmover al público. Por supuesto regresa a la historia del arte para demostrar que "los hombres que han nombrado las cosas" siempre han dejado de lado a las mujeres. Así como para señalar la misoginia sistemática e histórica en todos los ámbitos académicos. En medio de todo esto hace una dura crítica e irrefutable a los antivacunas y, además, no pierde el toque de humor "clásico" de un stad-up.

Así pues, Douglas es el extraordinario show de Hannah Gadsby con el que regresa a divertirnos, a conmovernos y a pensar en muchas cosas de una forma que nunca habíamos imaginado. Nanette y Douglas se encuentran disponibles para todos los suscriptores de Netflix.