El 15 de julio de 2011, la cuenta oficial de SpaceX en Twitter publicó un curioso tweet que decía lo siguiente: "iniciando la secuencia para capturar la bandera". Casi una década más tarde, con la cápsula Crew Dragon recién acoplada a la Estación Espacial Internacional, Elon Musk decidió rescatarlo en su perfil personal con un breve quote que decía: "Nueve años más tarde".

La historia detrás de aquel curioso tweet y, por consiguiente, de la "secuencia para capturar la bandera" comenzó con la misión STS-135, la última del transbordador espacial estadounidense. El por aquel entonces presidente Barack Obama, durante una conversación telefónica con los astronautas recién llegados a la Estación Espacial Internacional, reveló un curioso secreto: el Atlantis había transportado hasta la EEI una bandera estadounidense que, 30 años antes, había acompañado a los astronautas John W. Young y Robert L. Crippenal en la primera misión del icónico transbordador, conocida como STS-1.

El objetivo de la tripulación –de la que también formó parte Doug Hurley, uno de los dos astronautas a bordo de la Crew Dragon de SpaceX– era sencillo: querían homenajear al programa del transbordador espacial colocando la icónica bandera en un lugar especial dentro de la Estación Espacial Internacional. "Mantendrá una posición honorífica hasta que el siguiente vehículo lanzado desde el suelo estadounidense transporte astronautas de EE.UU. a la Estación Espacial", afirmó en aquel entonces Chris Ferguson, el comandante de la misión STS-135. "Para los vuelos espaciales comerciales será como capturar la bandera", bromeó el presidente Barack Obama durante la conversación.

SpaceX, uno de las empresas privadas que en aquel momento competía por llevar astronautas hasta la EEI, tomó aquella broma del presidente como una especie de reto amistoso. Y así nació el curioso tweet que, casi una década después, Elon Musk ha decidido rescatar.

SpaceX consigue capturar la bandera

SpaceX - Nasa - capturar la bandera - elon musk

SpaceX ha logrado capturar la bandera que los astronautas de la misión STS-135 dejaron en la EEI. Para la compañía, esto simboliza un logro mayúsculo, pues se ha convertido en la primera empresa privada que transporta humanos hasta la órbita terrestre, superando al gigante de la aeronáutica Boeing.

El éxito de la misión Demo-2 supone, a su vez, un paso en la dirección correcta para el programa Commercial Crew de la NASA. El objetivo del mismo es involucrar a empresas estadounidenses privadas –como SpaceX o Boeing– en el transporte de personas y mercancías hasta la Estación Espacial Internacional. Este comenzó en 2010, poco antes de que el transbordador espacial realizara su último viaje al espacio.