Sin lugar a dudas, Tenet es una de las películas más esperadas de 2020. La semana anterior rompió internet tras liberar su nuevo tráiler a través de Fortnite, el videojuego más popular de la actualidad. No obstante, todavía se mantiene en misterio su estreno, pues Warner Bros. no ha definido si mantendrá la fecha original o si la aplazaran debido a la pandemia de coronavirus. Independientemente de lo que suceda, la expectativa seguirá intacta.

Gracias al último tráiler pudimos ver una escena impresionante: la explosión de un Boeing 747. Algunas personas pensaron que la secuencia era obra de los efectos especiales, pero no es así. Se trata de una aeronave completamente real. Si eres seguidor de los largometrajes de Christopher Nolan, sabrás que el director británico intenta evitar la pantalla verde y el CGI siempre que sea posible, y con Tenet no ha sido la excepción.

El CGI no siempre es la mejor opción

En entrevista con la revista Total Film, Nolan reveló por qué prefirieron estallar un avión real en lugar de recurrir a los gráficos generados por ordenador. Su explicación, de hecho, no tiene mucha ciencia. Para la producción era más eficiente y barato comprar un Boeing 747 y algunos explosivos en lugar de acudir al CGI. Lo demás dependía de sus habilidades con la cámara. Eso sí, el cineasta reconoce que, en un principio, habían elegido el uso de maquetas miniatura y efectos especiales.

"Planeaba hacerla usando miniaturas y construcciones, y una combinación de efectos visuales con todo lo demás. Comenzamos a analizar los números... Se hizo evidente que en realidad sería más eficiente comprar un avión real y realizar esta secuencia con una cámara de verdad, en lugar de construir miniaturas o seguir el camino del CGI", añadió la mente detrás de Tenet. Afortunadamente, en California existe un lugar donde se almacenan aeronaves antiguas, y la producción no dudó en abrir la cartera.

Robert Pattinson, actor que forma parte del reparto de Tenet, describe que las acciones de la producción, específicamente con esa escena, fueron "tan audaces hasta el punto de ser ridículas", y agregó: "No pensarías que existe alguna realidad en la que estás haciendo una escena donde tienen un 747 real que va a explotar". Salvo sorpresa, lo nuevo de Cristopher Nolan llegará a los cines el próximo 17 de julio, pero mejor esperemos la reafirmación de Warner.