Todavía queda mucho para volver a la normalidad. Sobre todo para aquellas personas que pueden seguir teletrabajando. Sin embargo, después de tres meses encerrados en casa y sin trabajar en las mejores condiciones, las malas posturas y la falta de ejercicio pueden empezar a pasar factura. ¿Qué partes del cuerpo son las más susceptibles al trabajar desde casa? ¿Qué debemos hacer para evitar dolores de espalda u otras molestias?

Una buena mesa y una silla de oficina ergonómica son los compañeros perfectos para teletrabajar. Pero a muchas personas esta situación les ha podido pillar sin un despacho en casa, por lo que han tenido que adaptarse con lo que tenían: "Al tener que teletrabajar por el coronavirus, hemos tenido que improvisar con lo que tenemos en casa y hay gente que puede estar cogiendo malas posturas", explica a Hipertextual el traumatólogo Félix López. "Hay personas que tienen mesas decentes y hay otros que están trabajando sentados en el sofá, tirados y esto está fatal", añade.

https://hipertextual.com/2020/03/consejos-teletrabajar-trabajar-casa-coronavirus

Para el doctor López, las consecuencias de pasar tanto tiempo sentados, son "obvias". Ya no solo por el hecho de tener que teletrabajar sino por el resto de horas en las que continuamos sentados. "No estamos diseñados para estar sentados", afirma el traumatólogo.

"El cuerpo está diseñado para el movimiento y, pasar tiempo sentado no solo aumenta la tensión o el azúcar sino que acorta la musculatura de los isquiotibiales -que son los musculos que van por detrás del muslo-, acortar los talones y eso repercute sobre todo en la zona lumbar".

De hecho, López explica desde el otro lado del teléfono que están viendo en consulta "un repunte de lumbalgias" debido al confinamiento por el coronavirus.

Además, no solo las piernas, la espalda o el cuello son las zonas más susceptibles de sufrir dolores estos días. "También se está viendo fascitis plantar -inflamación de la planta del pie-". En este caso, más por usar un calzado inadecuado que por estar sentados, pero que también es una consecuencia del confinamiento.

Consejos para teletrabajar correctamente

teletrabajar
Teletrabajar. Unsplash

Mientras el SARS-CoV-19 siga entre nosotros, aquellos que puedan tendrán que teletrabajar. Por este motivo, "ya que tenemos que estar sentados en casa, hay que buscar las mejores posturas". Aunque nos pueda parecer muy tentador trabajar tirados en la cama o en el sofá, "hay que tener una rutina con una mesa y una silla como poco". "Si la silla no es la adecuada, cambiar de silla: un día una más alta; otro, una más baja... Aunque parece una tontería, así la musculatura no se acostumbra", indica a Hipertextual el doctor López. El tipo de asiento ideal sería una silla de oficina, claro, pero en caso de que no sea posible "si tenemos una pelota de pilates en casa, también sería una buena opción para que la espalda esté recta", añade el traumatólogo. En cuanto a las mesas, como no se pueden regular, tiene que tener cierta altura. Al menos la suficiente para que los brazos estén en una posición de "90 grados con los codos".

Sobre el monitor del ordenador, López apunta que lo más importante es que nos quede lo más enfrente posible. Es decir, que "no haya que mirar hacia abajo, como cuando estamos con el móvil". De hecho, si puede ponerse "mirando hacia el techo" un poco, mejor. De esta manera, el cuello no sufrirá tanto.

Por último, puede ser de utilidad hacer "estiramientos antes de trabajar" e, incluso, al terminar. De esta forma, "se evitan los acortamientos y las posturas viciadas", indica el traumatólogo. Además, si durante estos días hemos empezado a notar cierta tensión o dolor lumbar, es bueno "ponerse calor en la zona y hacer estiramientos".

En el caso de que tengamos problemas previos relacionados con alguna de estas zonas del cuerpo, lo mejor es acudir a un traumatólogo y que nos oriente. Aquellos que tienen la suerte de poder teletrabajar mientras empezamos la nueva normalidad también tienen que cuidarse para evitar consecuencias peores.