Bob Behnken y Doug Hurley no han estado solos en el lanzamiento de la primera misión tripulada de SpaceX en colaboración con la NASA. No nos referimos a los millones de espectadores que, a nivel mundial, han seguido el evento en directo. Un curioso polizón va a bordo de la Crew Dragon: un dinosaurio de peluche y lentejuelas.

Se le pudo ver el pasado miércoles, cuando SpaceX tuvo que cancelar la misión por las malas condiciones climáticas. Hoy sábado hemos podido volver a ver al tercer tripulante de la nave. Un pequeño dinosaurio de colores que ocupaba uno de los asientos listo para salir al espacio.

Este pequeño animal se une a la larga lista de protagonistas de peluche de la carrera espacial para cumplir una misión muy concreta. Los peluches no están agarrado a ningún punto del interior de la nave, por lo que cuando se llega a la gravedad cero estos empiezan a flotar. Es una forma peculiar, pero divertida, de mostrar al mundo el momento en el que los astronautas dejan de estar bajo la fuerza de la Tierra.

De hecho, SpaceX quiere que este momento histórico forme parte de todos. El mismo dinosaurio que va camino a la Estación Espacial Internacional está a la venta en la web de la compañía por 25 dólares. Malas noticias si vives en Europa, ya que los gastos de envío ascienden a los 60 dólares.

Una carrera espacial llena de mascotas

Antes del dragón, en la misión con dirección a la Estación Espacial Internacional previa a la presente, fue un planeta de felpa el encargado de informar al mundo. De hecho, el propio Elon Musk bromeaba a través de su cuenta personal sobre el instrumento de tecnología punta usado para tal demostración.

Igualmente, no es el primer dragón de la historia de la carrera espacial. Antes del colorido protagonista del momento, otro animal de la especie viajó de la mano de una mujer astronauta. Karen Nyberg, la que de hecho es la mujer de Hurley, llevó el dinosaurio de juguete de su hijo en su misión a la EEI. Parece ser que es cosa de familia.