– May 25, 2020, 14:05 (CET)

PornHub y la industria del cine vuelven a enfrentarse por el robo de escenas sexuales

Los productores de Normal People se enfrentan a la poderosa industria del porno. Una recopilación con veintidós minutos de las escenas sexuales de la serie está siendo compartida por PornHub, lo que tanto HULU como BBC consideran inadmisible.

Durante las últimas semanas, Normal People de HULU, basada en el libro del mismo nombre de Sally Rooney, se ha convertido en un fenómeno de audiencia y crítica gracias a su mirada natural, conmovedora y realista sobre las relaciones adultas y, en especial, del sexo... y PornHub. Las escenas eróticas de la serie han sido alabadas por su manera de mostrar la sexualidad de una manera abierta, explícita pero a pesar de todo profundamente sentidas. Lo que sin duda brinda una nueva visión a la forma en que la televisión ha tocado el tema durante los últimos años.

No obstante, la adaptación del éxito de librería del 2018 se convirtió en el centro de una insólita polémica que tiene poca o ninguna relación con su calidad. Los productores levantaron un queja pública contra la conocida web de contenido para adultos PornHub. ¿El motivo? Una compilación de casi veintidós minutos de las escenas sexuales de la serie que un usuario anónimo incluyó en la plataforma. Según informó PornHub, el contenido fue eliminado, pero el vídeo completo continúa estando disponible en otros sitios, por lo que los productos de la serie consideran que PornHub debería responder de manera legal por los daños y prejuicios ocasionados al programa y a sus actores.

Tras los derechos de autor

Ed Guiney, productor ejecutivo de Normal People y cofundador de Element Pictures, declaró a Variety que todo el equipo detrás de cámara se encuentra “consternado y afligido” por la forma en que varias de las escenas centrales de la serie han sido utilizadas por la web para adultos.

“Estamos muy decepcionados de que los extractos de la serie de Normal People se hayan utilizado de esta manera. Es una violación de los derechos de autor y, lo que es más importante, es profundamente irrespetuoso con los actores involucrados y con el equipo creativo más amplio involucrado en el proyecto”, explican.

Para la producción se trata de un atentado a la integridad de la serie, y de un uso deshonesto del material pensado para, de hecho, contradecir los usuales estereotipos sexuales que el porno suele popularizar. “Hemos tomado las medidas adecuadas para exigir que el contenido se elimine de la plataforma con efecto inmediato”, agregó Guiney.

PornHub se apresuró a responder la queja pública alegando que la página respeta de manera escrupulosa los derechos de autor y que el contenido basado en la serie fue eliminado de inmediato. Corey Price, vicepresidente de PornHub, fue enfático al resaltar que el sitio procura mantener una relación respetuosa con el resto de empresas de comunicación del medio del entretenimiento, lo que incluye productoras y estudios: “PornHub cumple totalmente con la ley. Respetamos las solicitudes de derechos de autor y tan pronto como nos damos cuenta de la existencia de este tipo de videos en nuestro sitio, los eliminamos”.

PornHub: un problema sin solución

La piratería de material sexual, extraído de series y películas tradicionales, se ha convertido en un problema con el deben lidiar las productoras y estudios. Especialmente cuando la Industria del porno informal de webs y blogs de contenido adulto descubrió la posibilidad de crear compilaciones sobre escenas eróticas de películas y series tradicionales como una forma barata de asegurar una buena cantidad de tráfico.

El fenómeno afectó en el pasado a Game Of Thrones —cuyos productores también hicieron un reclamo público al respecto—. Ahora se ha hecho tan habitual como para que las cadenas puedan lidiar con un único sistema con la proliferación del material en las plataformas de intercambio en internet, a menudo clandestinas y difícilmente detectables.

Durante los últimos años, los productores y estudios han optado por contratar compañías especializadas de rastreo, que escanean plataformas de intercambio de vídeo en la búsqueda de material registrado bajo derecho de autor.

No obstante, aunque la mayoría de los sitios suelen tomar acciones y retirar el material, con frecuencia el proceso es lento y no siempre efectivo. Las escenas sexuales de las primera temporada de Game Of Thrones fueron parte de canales de contenido adulto por suscripción durante casi seis meses, hasta que finalmente fueron eliminadas. Para entonces, las compilaciones ya circulaban en paquetes por internet, sin que la producción pudiera detener su proliferación.

En el caso que una web no atienda a las solicitudes de eliminación, la productora deBE recurrir a otros recursos legales, que incluyen solicitar una orden judicial para que se elimine el material. Un proceso costoso y que con frecuencia implica meses de negociaciones en los que la web puede seguir distribuyendo el contenido de su preferencia, sin ningún tipo de limitación. Se trata de un retraso legal que afecta a los reclamos directos sobre el material, y al hecho de la parcial destrucción de material para facilitar su distribución. Algo que ha ocurrido en el caso de Normal People.

Apuntando a Rusia

Para la ley, el espacio indeterminado entre la distribución y el reclamo de derechos legales sobre el contenido es todavía un punto oscuro por dirimirse. Un experto legal que prefirió permanecer en el anonimato declaró a Variety que la posibilidad de normalizar la situación aún es lejana: “Si las escenas (de Normal People) no se copiaran, editaran y compartieran en línea me sorprendería. Sucede todo el tiempo y no hay mucho que puedas hacer al respecto”.

Si bien los sitios norteamericanos o ingleses probablemente atenderán a solicitudes de eliminación con mucha rapidez, es mucho más difícil lidiar con plataformas ilegales que operan en países como Rusia.

“Puede intentar eliminar los sitios, pero la realidad comercial es que es costoso de hacer, y otro sitio aparecerá rápidamente en su lugar” añadió la fuente legal anónima.“Esto está atrayendo a más personas al espectáculo. De lo negativo tienes que tomar lo positivo: esa exposición es posiblemente una ayuda si estás tratando de vender el programa en todo el mundo”, añadían.