Autor: Carlota G. Velloso

Una empresa israelí, Avtipus Patents and Inventions, ha encontrado la solución que facilita volver a los restaurantes sin riesgo. Se trata de una mascarilla que permite comer, sin necesidad de quitársela.

Este invento ha sido presentado en Tel Aviv (Israel) y la compañía ya ha registrado la patente de su peculiar mascarilla, según Reuters. Su importe será inferior a 1 euro, al menos a precio local. Aunque habrá varias versiones de la misma y, la más sofisticada, valdrá algo más, cerca de 3 euros.

La mascarilla funciona de forma manual, al apretar una especie de mando que cuelga de uno de sus extremos. Según los creadores de este artilugio, el mecanismo también funciona automáticamente cuando se acerca la comida a la boca.

Se trata de una mascarilla parecida a las quirúrgicas, pero con una ranura en el medio, que se abre y cierra. Mientras, la protección es más alta en los restaurantes y al comer con otras personas.

El invento de la empresa israelí podría favorecer la vuelta a los restaurantes, reducir el miedo a ser contagiado en un establecimiento y disminuir los riesgos al ingerir alimentos.

Según la misma fuente, no está todavía fijada la fecha exacta en la que compañía comenzará a fabricar la mascarilla, aunque será en los próximos meses.

En España, el uso de la mascarilla será obligatorio tanto en espacios cerrados como en la vía pública cuando no sea posible garantizar una distancia mínima entre personas, es decir, 2 metros.

Se trata de un acuerdo al que han llegado las comunidades autónomas y el Gobierno y que entrará en vigor cuando se publique el texto que así lo regula.

Se esperan nuevos datos que detallen si el uso será obligatorio en toda vía pública, solo en algunas calles o bajo qué situaciones o circunstancias concretas sí será de carácter obligatorio. Lo que ya se sabe es que las mascarillas deberán llevarse en cualquier comercio o espacio cerrado.

Este artículo fue publicado originalmente en Business Insider