Todavía no lo sabemos todo sobre la COVID-19. Pero según va pasando cada vez más tiempo entre nosotros, conocemos mejor cómo es este enemigo en forma de virus. Ahora, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha añadido dos nuevos síntomas de la COVID-19 a su cada vez más larga lista de efectos sobre nuestro cuerpo. Y se trataría de la dificultad para hablar o moverse. Ante estos síntomas señalan que hay que consultar rápidamente a un profesional.

El virus SARS-CoV-2 produce la enfermedad conocida como COVID-19, que tiene como síntomas más característicos "fiebre, tos seca y cansancio", tal y como recoge la propia OMS en su página web. Pero también dificultad para respirar. En el apartado de preguntas y respuestas sobre esta enfermedad, la OMS trata de aclarar algunas de las dudas más frecuentes que podamos tener. En su respuesta sobre los síntomas de la COVID-29 han añadido dificultad para hablar o moverse.

"Las personas de cualquier edad que tengan fiebre o tos y además respiren con dificultad, sientan dolor u opresión en el pecho o tengan dificultades para hablar o moverse deben solicitar atención médica inmediatamente. Si es posible, se recomienda llamar primero al profesional sanitario o centro médico para que estos remitan al paciente al establecimiento sanitario adecuado".

Otros síntomas de la COVID-19

Sin embargo, sabemos que uno de los síntomas más característicos de esta enfermedad, como apunta en un principio el estudio preliminar de seroprevalencia en España, es la falta de olfato. Entre los síntomas menos comunes también están "los dolores y molestias, la congestión nasal, el dolor de cabeza, la conjuntivitis, el dolor de garganta, la diarrea, la pérdida del gusto y las erupciones cutáneas o cambios de color en los dedos de las manos o los pies".

Los síntomas de la COVID-19 suelen comenzar de forma leve y la mayoría de las personas superan la enfermedad sin problema. Es decir, en torno al 80% de los pacientes no necesitan tratamiento hospitalario, según la organización. Sin embargo, alrededor de 1 de cada 5 personas "acaba presentando un cuadro grave y experimenta dificultades para respirar".

Entre los pacientes que suelen sufrir más debido a la COVID-19 están las personas mayores. Pero, también, aquellos que ya tienen otros problemas médicos previos como "hipertensión arterial, problemas cardiacos o pulmonares, diabetes o cáncer". Tanto estas personas con patologías previas como los mayores "tienen más probabilidades de presentar cuadros graves". No obstante, se está viendo que también hay personas jóvenes y sin patologías previas que necesitan tanto hospitalización como atención en UCI. Esto es importante saberlo para avisar a los profesionales médicos en cuanto comencemos con los síntomas. O en el caso de que estos empeoren.