La próxima versión de Windows 10 permitirá visualizar contenido de Linux directamente desde el Explorador de archivos. Microsoft anunció los cambios que vienen en Windows 10 Build 19603 en su versión para Insiders, entre los que se encuentra la posibilidad de acceder a archivos de Linux si tienes el subsistema instalado (WSL).

Disponible para todos los que están en el aro rápido de Windows Insider, la versión 19603 agrega un acceso directo a Linux en el Explorador de archivos, el cual permitirá que accedamos al root de todos los distros de Linux que tengamos instalados.

Microsoft comenta que esto ya estaba presente desde la versión 1903, liberada en febrero, aunque para lograrlo era necesario escribir una secuencia de comandos directamente en el home de Linux. Lo interesante de la Build 19603 es que elimina el paso intermedio y la gestión de archivos se vuelve más transparente.

La integración del kernel de Linux en Windows 10 fue una de las noticias más sonadas de 2019. La idea es que desarrolladores de entornos mixtos puedan usar características de ambos sistemas sin tener que salir de Windows. Esto se suma a otras iniciativas de la empresa entre las que se incluyen el shell Bash, OpenSSH nativo y la posibilidad de descargar algunos distros de desde la Tienda de Windows.

La funcionalidad de acceder al contenido desde el Explorador de archivos está disponible a partir de hoy para los usuarios del aro rápido. Posteriormente se liberará para el resto de aros y al público en general a futuro.

Otras opciones destacadas de esta versión es la integración de la Barra de Noticias, una aplicación que activa una barra de herramientas que puede configurarse como tira de noticias o una especie de bloque lateral similar al área de notificaciones.

Barra de Noticias en Windows 10

Por último, otra característica que se agregará a Windows es un recomendador de limpieza dentro de la configuración de almacenamiento, el cual recopila archivos y aplicaciones no utilizadas para eliminarlas en menos pasos. Esta característica está presente en las consolas Xbox One, donde el sistema analiza el tamaño de archivo y el último acceso antes de sugerir su eliminación para abrir espacio a nuevas instalaciones.

👇 Más en Hipertextual