Microsoft lleva un tiempo con un idilio especial con Linux. Desde que la compañía ha ido convergiendo a una empresa de la nube de servicios ha optado por facilitar al máximo la relación de los desarrolladores con sus entornos, ofreciendo muchísimas herramientas para crear aplicaciones y servicios directamente en Windows. Entre otras muchas opciones, Microsoft ha ido incluyendo nuevas funcionalidades en Windows compatibles con Linux, como el shell Bash, o OpenSSH nativo o la posibilidad de descargar Ubuntu, SUSE Linux y Fedora en la Tienda Windows.

Ahora la compañía quiere ir un paso más allá para que los desarrolladores que trabajan en entornos mixtos puedan desplegar todas sus opciones de desarrollo directamente en Windows, ofreciendo todo el kernel de Linux directamente en Windows 10.

De momento habrá que esperar a verano para empezar a utilizar esta funcionalidad, pero se trata de un paso de gigante para los desarrolladores que no necesitarán abandonar el entorno de desarrollo de Microsoft para utilizar funcionalidades propias de Linux:

"A partir de las compilaciones de Windows Insiders de este verano, incluiremos un kernel de Linux hecho a medida para dar compatibilidad a la versión más reciente del Subsistema de Windows para Linux (WSL)". El núcleo en sí se basará inicialmente en la versión 4.19, la última versión estable a largo plazo de Linux." Jack Hammons, manager de programas de Microsoft,

Sin duda, la integración del kernel de Linux en Windows 10 es un paso de gigante para Microsoft y para los desarrolladores en tanto permitirá mayores opciones de desarrollo en entornos mixtos y permitirá a los creadores de apps integrar funciones que hasta ahora no estaban disponibles.

Aunque no tenemos fecha, todo parece indicar que llegará en los próximos meses a través de una actualización dentro del programa Windows Insider con nombre en clave 19H2.