Donald Trump, presidente de los Estados Unidos, ha anunciado este martes que congela los fondos a la Organización Mundial de la Salud (OMS, por sus siglas). Durante la pandemia por el coronavirus, pero también el resto del tiempo, escuchamos mucho hablar sobre las recomendaciones de la OMS, pero ¿qué hace exactamente esta organización? ¿Para qué sirve?

La OMS se formó a la par que Naciones Unidas en 1945. De hecho, la idea de una institución dedicada a la salud salió de aquellas reuniones para poner en marcha la ONU. Pero no fue hasta el 7 de abril de 1948 que entró en vigor su constitución y se puso en marcha esta organización dedicada a cuidar de la salud de todos los ciudadanos del mundo, vigilando que las desigualdades no fueran un inconveniente en el fomento de la salud y el control de las enfermedades, sobre todo en las transmisibles como son el SARS-CoV-2, el VIH o el ébola.

Para entender la OMS hay que entender cómo funciona la ONU. La Organización de las Naciones Unidas se creó tras la II Guerra Mundial con la intención de "mantener la paz y la seguridad internacionales", tal y como señala la propia institución. "Lograr la paz exige crear no solo las condiciones propicias para que esta anide, sino para que se mantenga", afirman. Para poder hacer todo este trabajo necesita de otras instituciones que estén ligadas a ella y tengan objetivos más especializados, como la OMS, el Fondo Monetario Internacional (FMI) o la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO). Al final, estas instituciones filiales -que en su web aparecen como Fondos, Programas, Agencias- son como planetas que giran alrededor de la ONU.

"Hoy ordeno a mi Gobierno suspender los fondos a la OMS mientras reviso su conducta para determinar el rol de la OMS y su grave mal manejo y encubrimiento de la expansión del coronavirus", anunció el martes Trump durante una rueda de prensa en la Casa Blanca. El presidente de EE.UU. ha sido muy crítico con la organización y les ha acusado de ayudar a la "desinformación" de la enfermedad por parte del país asiático.

Además, ha querido destacar que Estados Unidos contribuyó con "400 o 500 millones de dólares al año", en comparación con la aportación de China de unos 40 millones de dólares "e incluso menos". "Hemos tenido problemas con ellos durante años", añadió. "Con el brote de la pandemia de COVID-19 tenemos serias dudas de que se haya dado el mejor uso posible a la generosidad de Estados Unidos", comentó el presidente.

Es cierto que Estados Unidos es el principal país contribuyente a las arcas de la OMS, seguido de Reino Unido, Japón y Alemania. Entre las organizaciones e instituciones que también donan está la Fundación Bill y Melinda Gates, Alianza Gavi para vacunas, el Banco Mundial o la Comisión Europea. De hecho, China aparece en el top 20 de países que más dinero gastan en la OMS, pero hay que bajar hasta el puesto número 14 para encontrarlos, según el Informe sobre los resultados de la OMS:presupuesto por programas 2016-2017

OMS

Más allá del coronavirus

Sin embargo, aunque ahora mismo todo el mundo se encuentra volcado en la lucha con la COVID-19, esta no es la única labor sanitaria a la que se dedica la OMS: "No solo estamos luchado contra la COVID-19, también estamos trabajando para tratar la polio, el sarampión, la malaria, el ébola, el VIH, la tuberculosis, la desnutrición, el cáncer, la diabetes, la salud mental y muchas otras enfermedades y afecciones", afirmó durante la rueda de prensa de este miércoles Tedros Adhanom, director general de la OMS.

La OMS, por tanto, nació con la idea de cuidar de la salud general de los ciudadanos del mundo, sin importar su nacionalidad, etnia, sexo, religión... Al fin y al cabo, la salud aparece en el artículo 25 de la Declaración de Derechos Humanos: "Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios; tiene asimismo derecho a los seguros en caso de desempleo, enfermedad, invalidez, viudez, vejez u otros casos de pérdida de sus medios de subsistencia por circunstancias independientes de su voluntad".

Doble amenaza vírica en el Congo: además del coronavirus, vuelve el ébola

Sin el dinero que aporta Estados Unidos, la OMS tendrá mucho más difícil llevar a cabo su labor en todo el mundo y los países no desarrollados y en vías de desarrollo son los que más necesitan estos recursos. En cualquier caso, la organización ya se ha movilizado para encontrar nuevos patrocinadores que suplan la ausencia de los fondos otorgados por Estados Unidos; una misión complicada en este momento dado el estado de crisis en el que se ha sumido el planeta.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.