Una de las consecuencias directas del confinamiento por coronavirus en Madrid es que Mercadona y otras tiendas de alimentación en línea, tras el aluvión de peticiones, se vieron obligadas a cerrar el acceso y por tanto el cierre de la compra online. Poco a poco, y tras el estado de relativa normalidad dentro de las cirucunstancias del confinamiento por coronavirus, Mercadona ha vuelto a activar la compra online, aunque de forma limitada.

En este sentido, Mercadona ha anunciado que vuelve a activar su tienda online para el envío a domicilio de comida, aunque limitado, de momento, a algunos códigos postales de Madrid. De esta forma, y tal como anticipan en Foodretail, a partir de este lunes 20 de abril la compañía reabre el servicio de compra a domicilio online en Madrid centro gracias a la puesta en marcha de su nuevo centro logístico, que está destinado exclusivamente a dar servicio a la región centro de Madrid, ubicado en la localidad de Getafe.

De esta forma, los códigos postales de los barrios de Retiro y Salamanca y Méndez Álvaro, correspondientes a los 28001, 28006, 28007, 28009, 28010, 28014 y 28045, ya pueden volver a comprar en Mercadona online, aunque todavía esté activo el confinamiento por coronavirus fruto del estado de alarma decretado el pasado mes de marzo.

No obstante, y aunque esté limitado a unos pocos códigos postales, la compañía ha anunciado que, conforme vaya ganando normalidad la situación, Mercadona irá abriendo su compra online a más códigos postales de Madrid centro, puesto que la distribución actual sigue siendo algo limitada comparada con el espectro geográfico que la compañía cubría antes del coronavirus.

Además, como el resto de comercios online que operan a día de hoy, el servicio de compra de alimentos por internet de Mercadona no varía ni su precio ni limita las entregas: misma tarifa que antes, de unos 7,21 euros fijos por pedido (sin mínimo), y se amplía el horario de entrega de 7:00 a 22:00 horas de lunes a sábado en tramos de 1 hora a partir del día siguiente de haber hecho el pedido, aunque la disponibilidad de entrega, como de costumbre, está sujeta al número de pedidos, a la afluencia de compras o a la disponibilidad de la propia compañía para hacer entregas.