La próxima actualización de Apple hará que la vida útil del dispositivo sea mayor, otorgando nuevas capacidades al proceso de carga de la batería, según se especifica en la versión de macOS Catalina 10.15.5 que ha sido liberada hoy para los desarrolladores.

Esta incluye una nueva herramienta llamada Battery Health Management (Gestión de Salud de la Batería), que posibilitará que el dispositivo gestione de manera autónoma el proceso de carga para ampliar la vida útil de los portátiles de la firma. Dicha opción estará activada por defecto, pero podrá ser desactivada si el usuario así lo requiere.

El ajuste dinámico de la batería no es algo nuevo, pues lo hemos visto aplicado a los iPhone de manera reciente con iOS 13. Funcionará de manera muy similar a como lo hace en los smartphones: analizará la temperatura del portátil, los ciclos de carga y los hábitos del usuario a la hora de conectar el dispositivo a la corriente para administrar la cantidad que proporciona a través del cable cuando se encuentre conectado, extendiendo así la vida útil de la misma al no encontrarse esta sometida a procesos agresivos de carga y descarga. De este modo, el aparato podría mantener un nivel constante en el 80 % y aumentarlo hasta el 100 % final solo pocos antes de ser desconectado del enchufe.

Gestión de la batería en los MacBook: a cuáles llegará

Lamentablemente, la nueva opción de gestión de la batería, no estará disponible para todos los modelos de MacBook, sino que serán únicamente aquellos que cuenten con el conector Thunderbolt 3 los que sean compatibles con la misma. De este modo, queda reducido el espectro a los MacBook Pro de 2016 en adelante y a los MacBook Air de 2018 en adelante.

Es de esperar que la opción reporte resultados significativos a la hora de extender la salud de la batería y, por ende, dar lugar a una vida útil del dispositivo mayor a lo largo de los años.