Google requerirá que sus anunciantes verifiquen su identidad de modo que las personas puedan visualizar quienes son y de dónde proviene la publicidad. De acuerdo con una entrada en su blog, la tecnológica ha dicho que sus clientes tendrán que completar un programa de verificación si quieren comprar anuncios en sus plataformas.

Los anunciantes deberán presentar una identificación personal, documentos de incorporación comercial u otra información que demuestre quiénes son y en dónde operan. Estos datos estarán incluidos en la sección Acerca de este anunciante junto a la opción ¿Por qué este anuncio?, esta última presente en toda la publicidad que despliega Google Ads.

El programa de verificación comenzará el próximo verano, cuando las personas puedan acceder a esta información. De acuerdo con Google, esto ayudará a comprender quién es el anunciante y servirá para tomar decisiones más informadas al usar los controles publicitarios. De igual modo permitirá detectar y limitar la proliferación de anuncios engañosos.

La verificación comenzará en Estados Unidos y se ampliará a más países. Google dice que tomará algunos años antes de que pueda completarse el proceso. La empresa le dará prioridad a anunciantes relacionados con venta de bienes y servicios, contenido informativo, de asesoramiento o educativo, o relacionados con industrias reguladas como casinos o financieras.

La tecnológica habla de "incrementar la transparencia", opciones y control cuando se trata de avisos publicitarios que los usuarios ven en sus plataformas. Si bien existe una Configuración de Anuncios, algunos mantienen esa opción desactivada para evitar que Google rastree nuestro comportamiento con el fin de ofrecer publicidad relacionada a nuestras búsquedas.

La verificación de anunciantes llega como segundo paso luego de que Google implementara medidas para combatir la publicidad con fake news en las campañas políticas. Tras la estrategia electoral de Donald Trump que aseguró su llegada a la presidencia, las redes sociales han comenzado a tomar medidas en este campo.

Mientras Facebook se mantiene abierto y los partidos gastan más de 2 millones de euros con el fin de captar tu atención en redes, Twitter decidió prohibir todo tipo de publicidad con fines políticos desde noviembre de 2019. En el caso de Google, la empresa activó en 2018 la verificación de identidad a anunciantes durante campañas para que los usuarios supieran la procedencia de los avisos publicitarios.