Este mes, debido al confinamiento por el coronavirus que se está produciendo en todo el mundo, va a ser más difícil disfrutar de los eventos astronómicos. Sin embargo, de algunos podremos disfrutar desde nuestras casas, ya que quienes vivan en una zona sin contaminación lumínica y en una casa con jardín o patio, podrán salir a mirar al cielo. Pero eso sí, siempre manteniendo las distancias de seguridad y sin saltarse el confinamiento.

Será el momento ideal para desempolvar el telescopio o la cámara que hace tanto que tienes ganas de usar. Ya no hay excusa. Mientras, el resto de los mortales nos tendremos que conformar con mirar desde las ventanas o disfrutar de la astronomía a través de Internet. ¿Qué nos depara este mes de abril?

Empecemos hablando de la Luna. El próximo 7 de abril se producirá el perigeo lunar, es decir, estará en su punto más cercano de la Tierra, a tan solo 356.908 kilómetros. Gracias a esto, la madrugada del día 8, coincidiendo con la luna llena, se producirá la tercera superluna del año y, como es habitual, se verá un poco más grande y brillante de lo normal. El día 14 habrá luna menguante y el 23, luna nueva. Mientras que el próximo día 30 veremos la luna en cuarto creciente.

Vivir sin sol durante la cuarentena: ¿qué puedo hacer para que no me falte vitamina D?

Este mismo viernes 3 de abril se producirá la conjunción de Venus y las Pléyades al atardecer, aunque según vaya oscureciéndose el cielo surgirán cada vez más estrellas. Si no tienes patio y la contaminación lumínica te envuelve, no pasa nada: también se puede ver de forma online aquí y aquí. Por otra parte, Venus seguirá siendo durante todo el mes uno de los planetas más presentes. El 24 de abril brillará con intensidad durante varias horas antes de que el Sol se ponga.

Las Líridas son una lluvia de estrellas que surgen en la constelación de Lira, de ahí su nombre. Aunque la lluvia se prolonga en buena parte de este mes, el pico con más meteoros se producirán las madrugadas de los días 22 y 23 de abril, cuando producirá unos 20 meteoros por hora en su punto máximo. Esta lluvia de estrellas aparece en el cielo porque entra en la atmósfera los restos del cometa C/1861 G1, también conocido como Thatcher, que fue descubierto en 1861.

¿La buena noticia? Que si estás en una buena zona sin contaminación lumínica, la luna nueva oscurecerá el cielo lo suficiente las noches del 22 y 23 de abril para poder ver las Líridas en todo su esplendor. Será uno de los eventos más destacados de este año. Lo sentimos por los que no puedan disfrutar de esta lluvia de estrellas, habrá otras ocasiones a lo largo del año en las que, quizás sí, podamos salir a disfrutar del cielo nocturno.