6 de marzo de 2020, Elon Musk publica un tweet de cinco palabras que sería uno de sus momentos más controversiales y que, con la perspectiva que nos ha dado el tiempo, más desafortunados de su carrera: "el pánico hacia el coronavirus es una tontería".

De esa forma Musk se posicionaba entre los grandes empresarios que parecen estar del lado de la economía por encima de la salud pública. Semanas más tarde California obligó a cerrar la Gigafactory de Tesla en Fremont, no sin antes un ir y venir de alegaciones entre la compañía y autoridades locales sobre si fabricar coches era o no era realmente necesario durante la cuarentena (en realidad no).

Musk también tuvo un curioso vaivén de opiniones y posturas con relación a la pandemia que ha afectado a millones de personas en todo el mundo. De burlarse del virus a querer salvar el mundo poniendo sus fábricas a disposición de hospitales alrededor del mundo para la fabricación de respiradores.

Casi dos meses, más de 45 mil respuesta y casi dos millones de me gusta más tarde, Musk vuelve a publicar tweets protestando en contra de las medidas de prevención de contagio de coronavirus dentro de Estados Unidos y el impacto económico que genera.

Primero publicó uno en que pide que "se le regrese la libertad a las personas", enlazando a un artículo de opinión del Wall Street Journal que sugiere que el confinamiento no ayudan a salvar vidas.

Después enlaza a otro artículo en el Texas Tribune donde anuncian las nuevas medidas de desescalamiento de la cuarentena en el estado, con un simple "Bravo Texas!".

Finalmente publica un tercer tweet donde pide, en mayúsculas, que "Liberen a Estados Unidos ya".

Musk más tarde parece contradecirse con sus primeros tweets diciendo que los negocios deberían abrirse con cuidado y tomando acciones de protección apropiadas, pero "sin poner a todos bajo arresto domiciliario".

Los mensajes se publican poco antes de que logre obtener un bono relacionado al precio de las acciones de Tesla y que la compañía se vio obligada a atrasar la reapertura planeada de la fábrica en Fremont, debido a que seis condados del estado de California han decidido extender la cuarentena hasta finales de mayo.

Tesla planeaba hacer la reapertura de la fábrica el 4 de mayo. Lleva cerrada desde el pasado 23 de marzo. Al momento de la publicación de este artículo han muerto 58.350 personas en Estados Unidos a causa del coronavirus.