Islandia, a diferencia de otros países, ha seguido al pie de la letra la principal recomendación de la Organización Mundial de la Salud para enfrentar al coronavirus: realizar todas las pruebas posibles con el fin de detectar la presencia del virus y tomar las medidas correspondientes. Desde luego, el país tiene un mayor control de la situación debido a que su población es de apenas 360.000 habitantes. De hecho, en el territorio no ha sido necesario un confinamiento obligatorio más allá de ls escuelas, sobre todo porque tienen acceso a miles de pruebas y han sido agresivos con la cuarentena de casos sospechosos o confirmados.

A pesar a lo anterior, Islandia no ha detenido sus esfuerzos por seguir realizando tests, una práctica que iniciaron desde principios de febrero. Recientemente alcanzaron las 17.900 pruebas, es decir, el 5% de su población. Mientras el Hospital de la Universidad Nacional se encarga de evaluar a las personas de alto riesgo o aquellas que presentan síntomas, la compañía biofarmacéutica deCODE Genetics hace lo propio con el resto de la población, los que no tienen síntomas o no se encuentran en cuarentena. Los resultados de la empresa son tan interesantes como preocupantes.

Kári Stefánsson, fundador de deCODE Genetics, aseguró a CNN que hasta el momento han realizado 9.000 pruebas, de las cuales 1% han resultado positivas de SARS-CoV-2. Lo alarmante, sin embargo, es que el 50% de casos positivos son asintomáticos. Esto demuestra que las personas asintomáticas o con síntomas leves también están "contribuyendo" de manera significativa a la expansión del virus, la mayoría sin siquiera saberlo. Otro problema es que la mayoría de países se están enfocando en las personas que manifiestan síntomas.

A principios de marzo, Alex Azar, secretario del Departamento de Salud y Servicios Sociales de Estados Unidos, declaró que la propagación asintomática "no es el principal impulsor" de la expansión del coronavirus. "Necesitamos concentrarnos en las personas que son sintomáticas", agregó. Es probable que la situación de Islandia cause algunos cambios en las estrategias de diversos países, pues seguramente hay miles de personas sin síntomas que están contagiando a otras.

Evidentemente, las pruebas juegan un papel fundamental para detectar a tiempo los casos positivos que, pese a ser asintomáticas, representan un peligro grave al no estar confinados. El propio Stefánsson recalcó la importancia de realizar test cuanto antes: "Debido a que estamos evaluando a la población general, estamos identificando de manera temprana qué personas tienen la infección antes de que comiencen a mostrar síntomas". Adicionalmente, esto les permite "determinar el origen geográfico del virus en cada caso de Islandia", señaló el directivo.

Por el momento, eso sí, no ha sido posible determinar por qué el SARS-CoV-2 produce síntomas en unas personas y en otras no. Stefánsson y su equipo de trabajo todavía se preguntan si las mutaciones del virus influyen en cómo la gente reacciona a él, o si la genética de una persona es la que determina su respuesta. Incluso no descartan que se trata de una combinación de amos factores. Su siguiente objetivo es evaluar a 50.000 habitantes.

👇 Más en Hipertextual