Mujer escuchando música
– Abr 13, 2020, 10:05 (CET)

Spotify vs. el viejo CD: la calidad de sonido en los servicios de streaming musicales, a prueba

Desde la eclosión de iTunes, Spotify y compañía una parte importante de sus usuarios han dejado a un lado la reproducción de música vía CD. ¿Es peor la calidad de sonido ahora con el auge de los servicios de streaming? Spoiler: puede que sí, pero no solo es culpa de estos servicios.

En Los Soprano, la mítica serie de HBO, Tony hace en un capítulo una afirmación a su hija Meadow después de que esta le asegurara que "no se puede hacer negocio con los sentimientos". El personaje interpretado por James Gandolfini le dice: "Hay una industria enorme montada en torno a los sentimientos: la música".

El negocio musical ha movido durante décadas y seguirá moviendo millones de dólares, pero como tantos otros, la digitalización global le ha afectado sobremanera. La venta de CDs ha caído cerca de un 80% en la última década a medida que se han hecho populares los servicios musicales por streaming. Sin embargo, aunque la industria musical sigue generando menos dinero que hace una década, desde 2016 los ingresos vía streaming han empezado a crecer de forma casi exponencial. En otras palabras, la música como negocio parece haberse adaptado bien a este cambio, o al menos haber superado la fase de crisis.

Pero este 'traslado' del negocio ha venido acompañada de una evidente lucha entre plataformas. Al igual que la mucho más comentada 'streaming wars' entre Netflix, HBO, Prime Video o Disney Plus, los servicios de streaming llevan tiempo bregando por copar el mercado. Y ahí, con el catálogo como un factor no tan diferencial (la mayoría de disqueras intenta colocar sus álbumes), la calidad de sonido puede marcar la diferencia, especialmente para los más audiófilos.

Por lo tanto,¿qué plataforma ofrece mejor calidad de sonido? Y, sobre todo, ya que hablamos de la calidad como factor predominante, ¿ha provocado este auge del streaming haga que nos hayamos acostumbrado hoy en día a una peor calidad en la música que escuchamos?

La siguiente tabla muestra una comparativa rápida por calidad de audio según el sistema de compresión y el precio por plataforma:

Plataforma Calidad de sonido Precio inicial (€/$)
Spotify AAC 256kbit/s y OGG 320 kbit/s (según dispositivo) 9,99
Tidal AAC 320kbit/s y HiFi (FLAC) y Master 9,99 (17,99 para versión HiFi)
Apple Music AAC 320bit/s 9,99:
Deezer FLAC 16-Bit/44.1 kHz (Hi-Fi) 9,99
Qobuz FLAC 24-Bit/192 kHz (Hi-Res) 14,99

Pero si eres de los que no tienen muy claro las diferencias entre formatos de compresión de audio (MP3, AAC, FLAC...), hemos hablado con Federico Dignani y Gonzalo Hermann, dos expertos y divulgadores que en su canal Suena Tremendo se han dedicado a hacer pruebas 'a ciegas' del sonido de todas las plataformas de streaming disponibles.

Para empezar, les preguntamos por los conceptos técnicos a los que se refiere la tabla anterior: "Para que se entienda a grandes rasgos a lo que nos referimos cuando vemos Kbps (kilobytes por segundo), implica la cantidad de información digitalizada que se decodifica al momento de transformar un archivo digital en una señal analógica, que es la música que escuchamos. Usualmente, cuanto mayor Kbps mayor calidad de sonido, pero esto está ligado con los codecs o formatos de compresión. El MP3 por ejemplo es un formato con pérdidas. El FLAC es un formato comprimido, pero sin pérdidas. Usando una analogía, sería un .zip en la computadura: está comprimido, pero al restaurarlo lo oímos con su peso original. Y también tendríamos el WAV, que es el formato en crudo, el que hay por ejemplo en los CDs", nos detallan.

Con qué streaming musical se quedaría un audiófilo o un melómano

A Dignani y Hermann les hemos hecho algunas preguntas acerca de con qué plataforma se quedarían, cómo acostumbran a escuchar ellos música en estas plataformas y si creen que su advenimiento a hecho que, en general, todos hayamos dejado un poco a un lado nuestro oído musical, o al menos el deseo de buscar la mejor calidad posible en pos de un catálogo extenso y mayor comodidad.

¿Con qué plataforma os quedaríais si solo se pusiera en la balanza la calidad del audio, no el catálogo o el precio?. "Tidal"-responden-. "Por su formato Lossless o sin pérdida y porque además ofrecen la posibilidad de control completo de los dispositivos de audio con los que escuchas, y por lo tanto aprovechar mejor el hardware, algo que no ofrece ninguna otra plataforma".

¿Sigue siendo mejor el CD que el streaming?". "Ahora mismo en grabaciones nuevas no. En los estudios se está masterizando ya directamente para streaming, lo que le ofrece un rango dinámico más optimizado para las plataformas", nos dice Hermann.

¿Es más importante en la cadena para escuchar con buena calidad música el formato de compresión de la plataforma o el hardware de reproducción?. "De forma rotunda, es mucho más importante el sistema de reproducción. No es comparable escuchar un CD o una canción vía streaming en nuestro laptop o el teléfono que con unos buenos altavoces. Es evidente. De hecho, si escuchamos una canción de Spotify en un buen hardware, es muy posible que apenas notemos las diferencias con respeto a CD", comentan los responsables de Suena Tremendo.

¿Qué música se debería evitar escuchar en un servicio de streaming?: "Sin duda alguna la música clásica siempre pierde algún matiz en el streaming, y quizá sería el género más recomendable para escuchar con la mejor cadena de sonido posible", señala Dignani.

Y la definitiva, ¿escuchamos ahora peor música que antes del auge del streaming o no?"

"Sin duda alguna tiene que ver más con el hardware, más que con habernos trasladado y adaptado del CD al streaming en sí mismo. Pero está claro que las plataformas han cambiado cómo escuchamos la música. Antes la experiencia era diferente: ahora podemos armar playlists, cambiar discos; y antes cuando alguien compraba un disco o un vinilo no lo 'desechaba' porque la primera canción no le gustaba. Ahora la música, aunque el término no suene bien, se puede decir que es más descartable por cómo la consumimos. Todo ello son factores que ahondan en la importancia que le damos a la calidad con la que escuchamos audio", nos dice Hermann.

"Es una suma de factores", incide también Dignani. El más decisivo el hardware, el gran público ya no acostumbra a tener buenos aparatos de sonido en casa, algo propiciado por el cambio de hábitos de escucha. "Abundan los auriculares de mala calidad, las imitaciones de dispoitivos bluetooth... Y en eso, en el hardware, más que en las plataformas, está el problema", concluye.