– Abr 15, 2020, 8:01 (CET)

En la Biblioteca Digital Mundial verás la historia con otros ojos

Se suele decir que todo está en internet. Y cada vez es más cierta esa afirmación gracias a proyectos como la Biblioteca Digital Mundial, un espacio abierto a todo el mundo con acceso a internet y que permite acceder a fotografías y documentos del pasado más lejano hasta el más reciente. Acceso libre y gratuito al conocimiento. Algo que nos parece normal pero que no siempre ha sido posible.

Museos y bibliotecas tienen la importante labor de encontrar, procesar y conservar el máximo de documentos históricos posibles para preservar la historia del ser humano desde sus primeros tiempos hasta la actualidad. Algo que no siempre es fácil y, muchas veces, resulta ingrato.

Con internet, todo ese conocimiento almacenado ha encontrado un nuevo lugar donde difundir historia y memoria por todo el mundo. Universidades, bibliotecas y museos de todas partes han encontrado en el universo digital un espacio idóneo y accesible por cualquiera para ver fotografías, grabados y documentos que antes sólo estaban al alcance de expertos, divulgadores o estudiosos del tema.

Con la llegada de la Wikipedia, la enciclopedia libre creada en 2001 por, entre otros, Jimmy Wales, muchos empezaron a ver que internet podía ayudar a que los armarios, estanterías y vitrinas de bibliotecas de todo el mundo estuvieran disponibles las 24 horas del día y desde cualquier rincón del planeta donde llegase el acceso a la red de redes.

Con permiso de la propia Wikipedia o de Internet Archive, que ya engloba software, audiovisual, sonido, libros, revistas y diarios en papel que han sido digitalizados junto a páginas web, un proyecto a destacar en la difusión de la historia es la Biblioteca Digital Mundial, un nombre ambicioso detrás del que encontramos instituciones del calibre de la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos y la UNESCO.

Acercando la cultura al mundo

En primer lugar, la Biblioteca Digital Mundial es accesible desde cualquier navegador web desde cualquier parte del mundo. Gratis y sin registro. En cuanto a su contenido, en la actualidad ofrece más de 19.000 artículos sobre 193 países. Y más concretamente, recopila grabados, fotografías y documentos históricos de prácticamente toda la historia de la humanidad. Según la propia Biblioteca, entre el 8.000 antes de Cristo hasta el 2000 de nuestra era.

Su aspecto recuerda a la popular Wikipedia. Cuenta con un buscador donde puedes teclear palabras o frases de búsqueda y ofrece una selección de artículos destacados o agregados recientemente por si no sabes por dónde empezar a navegar por esta gran biblioteca online.

Incluso puedes seguir su cuenta de Twitter donde difunden artículos con sus piezas más destacadas del pasado de la humanidad y que cubren desde imágenes y fotografías a manuscritos, diarios, libros, revistas, mapas, grabaciones de sonido y películas.

¿Y quién se encarga de nutrir esta ambiciosa biblioteca mundial? Para empezar, la Biblioteca Digital Mundial se creó en 2005 bajo el respaldo de la UNESCO y de la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos. Según indica la propia Biblioteca, fue precisamente el bibliotecario del Congreso de Estados Unidos entre 1987 y 2015, James H. Billington, quien propuso crear este espacio de internet donde recopilar “todos los tesoros culturales del mundo que contaran las historias y destacaran los logros de todos los países y culturas”. El objetivo último era promover “la sensibilización y el entendimiento intercultural”.

Sin embargo, tras un proceso que puedes consultar en la propia página de la Biblioteca Digital Mundial, ésta no se puso en marcha hasta 2009. Desde entonces ha crecido sin parar con la colaboración de bibliotecas y museos de todo el mundo.

Consultando sus datos internos, la Biblioteca Digital Mundial cuenta con 158 socios en 60 países distintos. Además de la propia Biblioteca del Congreso, destacan las bibliotecas estatales de países como Rusia o regiones como Baviera o Berlín. También hay bibliotecas nacionales como las de Brasil, Catar, China, Francia, Argentina, Rusia, Países Bajos, etc. Aquí encontrarás todos los organismos e instituciones que colaboran con el proyecto.

Explorando la historia de la humanidad

En cuanto al funcionamiento de la Biblioteca Digital Mundial, resulta tan práctica y cómoda como cualquier enciclopedia online que podamos encontrar en la actualidad.

Además del buscador y del contenido recomendado en portada, desde la pestaña Explorar que verás en la parte superior de la página puedes filtrar el contenido disponible por lugar, período temporal, temática, tipo de contenido, idioma e institución que ha facilitado el contenido.

Como curiosidades, en español encontramos unos 1.494 artículos, uno de los idiomas más representados y solo superado por el inglés (2.786). Si filtramos por lugar, podemos ver contenido por continentes o acudir directamente a un país en cuestión. Europa, por ejemplo, es el continente más representado pero todos tienen contenido interesante con gran valor histórico.

Una vez accedemos a un artículo, ya sea un documento o una imagen, veremos información sobre el mismo en forma de descripción contextual. También veremos artículos similares y una ficha técnica sobre cuándo se creó ese documento, quién lo hizo y temas palabras claves relacionadas.

Otras particularidades de los artículos es que incluyen una opción para escucharlos en vez de leerlos. Por otro lado, el contenido de los artículos es descargable en formato PNG o PDF, comúnmente.

En definitiva, la Biblioteca Digital Mundial es una oportunidad de descubrir o redescubrir tu historia y la de países y zonas del planeta que has pisado o que te gustaría visitar. Además, puedes colaborar con una donación a través de la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos.