Apple y Google han liberado la API de su sistema de seguimiento del coronavirus. En el caso de la Apple, las notificaciones ha sido integradas en la beta para desarrollador de iOS 13.5, ofrecida a los desarrolladores el día de hoy.

Una imagen publicada en Twitter por el conocido desarrollador Guilherme Rambo, muestra la opción disponible en el sistema para activar las notificaciones cuando estamos cerca de una persona con coronavirus.

El texto bajo la opción indica:

iPhone está utilizando Bluetooth para compartir de forma segura sus ID aleatorias con dispositivos cercanos y recopilar sus ID. Esto permite que una aplicación le notifique si puede haber estado expuesto a COVID-19. Las ID aleatorias se eliminan después de 14 días.

Las aplicaciones que autorice pueden notificarle si está expuesto a COVID-19. También puede optar por compartir anónimamente su diagnóstico COVID-19.

Con esto los usuarios podrán activar las notificaciones del sistema de seguimiento una vez que las autoridades sanitarias lancen aplicaciones compatibles. Tal como se había previsto, Apple ya comenzó a compartir la API con organizaciones de salud y gobiernos de distintos países, de modo que ahora podrán integrar el sistema a sus aplicaciones dedicadas y probarlas en la beta de iOS 13.5.

Google integrará el sistema en los servicios de Google Play

Smartphone Android con la nueva pantalla para elegir buscadores

Por su parte Google también lanzó una actualización de la beta de los servicios de Google Play que incluye la API del sistema de seguimiento. Las oficinas de salud de diversos países han comenzado a recibir el kit de desarrollo para poder implementar este sistema en aplicaciones oficiales enfocadas al coronavirus para teléfonos con Android 6.0 o superior.

A diferencia de iOS, en el caso de Android no se requerirá una actualización completa del sistema para habilitarse. Solo basta que el usuario actualice los servicios en la Play Store una vez que la versión final esté disponible para todos.

No está de más mencionar que el sistema será completamente opcional y los usuarios deberán activarlo en las opciones de su móvil, como se muestra ya en iOS 13.5. Google y Apple han decidido nombrar a esta API como "Notificación de exposición" y no sistema de seguimiento, ya que esto explica de mejor manera su funcionamiento y aleja un poco la noción de que las compañías nos estarían monitoreando constantemente.

La "notificación de exposición al COVID-19" solo estará disponible a las instituciones de salud autorizadas y no a los desarrolladores en general. Se ha dicho que la información que se comparte es completamente anónima y no se utiliza el GPS, por lo que no hay forma de rastrear tu localización. De igual modo los metadatos del Bluetooth serán encriptados y las claves de rastreo se generarán de manera aleatoria entre 10 y 20 minutos.

Este viernes Apple y Google lanzarán documentación adicional y código de ejemplo para que los desarrolladores puedan diseñar apps con este sistema integrado que nos permitirá saber si estuvimos expuestos al coronavirus en algún momento.